Noticias |

Calidad de vida en el trabajo

Recomendaciones para lograr un óptimo desempeño

Publicado el 16/05/2016

Para la mayoría de las personas la jornada laboral representa un factor frecuente de estrés. No obstante, medidas como mantener una alimentación saludable, conservar una postura adecuada para evitar dolores musculares y ser más organizado, pueden favorecer el bienestar y rendimiento laboral.

Hacer del trabajo un lugar más agradable y productivo, depende de distintas tareas que puedes realizar día a día. Intentar mirar las dificultades como desafíos, cultivar una comunicación asertiva para evitar los conflictos dentro del entorno, no postergar las labores para que no se acumulen y descansar cada 90 minutos para recuperar tu cerebro, son buenos ejemplos de esto.

Otro consejo importante es lograr separar el ámbito familiar del laboral. Para ello, es fundamental resolver las tareas pendientes en el tiempo y lugar que corresponde, para no llevar las preocupaciones a la casa.

Alimentación

Lo que comes está directamente relacionado con tu rendimiento laboral. Existen alimentos que por su composición potencian la productividad en el trabajo, al disminuir la sensación de fatiga y aumentar la capacidad de concentración. Lo principal es que la dieta sea variada, natural (no procesada) y que contenga variedad de alimentos para evitar carencias y favorecer un mejor estado de salud.

Los alimentos que se deben considerar son aquellos ricos en nutrientes antioxidantes como vitamina C, la cual está presente en frutas cítricas como frutillas, kiwi, naranjas y limón; y vitamina E, que se encuentra en frutos secos como nueces, almendras y aceites (girasol). Éstas protegen al organismo de los radicales libres, sustancias que en períodos de estrés aumentan y generan daños a los tejidos, favoreciendo la aparición de enfermedades como cáncer, trastornos cardíacos, alteraciones al sistema inmunológico, entre otras.

Por otro lado, las vitaminas del complejo B son protagonistas a la hora de combatir los efectos del estrés por su participación en el sistema nervioso, aumentando la productividad y mejorando la función cerebral. Las puedes encontrar en carnes, pescados, legumbres, huevos, frutos secos y cereales integrales.

Otros nutrientes importantes son los aceites omega 3 y omega 6, presentes en el aceite de oliva y canola, pescados aceitosos como salmón, atún y sardinas; y frutos secos. Todos ellos al ser ricos en ácidos grasos esenciales mantienen la mente ágil y fuerte.

Postura

Ya sea de pie o sentado, mantener la misma postura durante un largo período de tiempo puede causar molestias, dificultando nuestra jornada de trabajo.

De pie: La actividad de los músculos de las piernas actúa como una válvula y ayuda a las venas a devolver la sangre al corazón. Si se mantiene la misma posición por mucho tiempo esta acción se reduce, provocando hinchazón de las extremidades inferiores. Además, con el objeto de reducir curvaturas excesivas de la espalda y molestias en la zona lumbar se recomienda elevar levemente un pie apoyándolo en un pequeño cajón y cambiar de pie cada cierto tiempo.

Sentado: El diseño de la estación de trabajo es básico. Afecta la postura, la circulación, el esfuerzo para mantener una determinada posición y la cantidad de presión que se ejerce sobre la columna vertebral.

Recomendaciones:

  • La altura de la silla debe ajustarse de forma que transfiera el peso corporal a través de los glúteos y no de los muslos.
  • Los respaldos deben ser ajustables de arriba abajo y de adelante hacia atrás o flexionarse con el movimiento corporal para que proporcionen un buen apoyo lumbar.
  • Mantener la misma posición mucho tiempo causa fatiga. Para sentarte correctamente debes apoyar la espalda en el respaldo y poner los pies en el piso, formando un ángulo de 90°. También es importante moverse o levantarse cada cierto tiempo.
  • La pantalla del computador debe estar levemente más baja que la línea de los ojos.
  • Los pies deben estar apoyados completamente en el suelo, de lo contrario se debe utilizar un apoyapiés.
  • Los objetos y herramientas de uso frecuente deben estar ubicados en la mesa de tal manera que se puedan alcanzar sin problemas.

Con la colaboración de: Raúl Carvajal, psicólogo, Ximena Inostroza, nutricionista y Dr. Hugo Marambio, traumatólogo, todos de Clínica Santa María.