Noticias |

Cáncer de próstata

Chequeo anual es clave para disminuir las muertes por esta enfermedad

Publicado el 22/11/2016

Esta enfermedad, que mata a 1.300 chilenos cada año, generalmente no presenta síntomas en sus etapas iniciales. Por esta razón, un examen anual a partir de los 40 años puede prevenir que esta enfermedad avance y provoque secuelas como incontinencia urinaria o impotencia sexual.

El cáncer de próstata es una patología que afecta sobre todo a hombres después de las cuatro décadas de vida, siendo más grave a medida que se va envejeciendo. “En Chile, el cáncer de próstata es la segunda causa de muerte por cáncer en los hombres, por lo que es fundamental que se tenga conciencia de la necesidad de la detección precoz”, explica el Dr. Alfredo Velasco, médico coordinador de la Unidad de Urología de Clínica Santa María.

El gran problema del cáncer de próstata es que en etapas iniciales no presenta síntomas, por lo que es difícil detectarlo. Cuando ya existe alguno –como sangramiento, dolor óseo y dificultad para orinar– en general, se trata de un cáncer más avanzado, en el que hay pocas posibilidades de curación.

De ahí la importancia de realizar una pesquisa temprana. El especialista advierte que las personas con antecedentes familiares tienen el doble de posibilidades de padecerlo, sin embargo, quienes no tienen familiares que hayan fallecido por esta patología también se deben realizar un chequeo, dada la alta prevalencia del cáncer de próstata. “En todos los casos es necesario realizarse tanto exámenes clínicos –examen digito rectal– como de laboratorio –antígeno prostático específico– cada año, para así detectar el tumor a tiempo, entregar un diagnóstico oportuno y poder realizar el tratamiento correspondiente”, indica el urólogo.

La buena noticia es que, cuando se detecta a tiempo, existen una serie de tratamientos a los que se puede recurrir, entre ellos la radioterapia, braquiterapia, tratamiento hormonal, cirugía abierta o robótica y Focal One, que es el más moderno de los tratamientos para tumores localizados.

Focal One: el tratamiento más moderno y menos invasivo

Entre las ventajas de la pesquisa temprana de tumores, está que el paciente puede optar por tratamientos mucho menos agresivos y que disminuyen la posibilidad de secuelas. El Focal One HIFU es una intervención mínimamente invasiva de última generación, que logra curar tumores localizados de próstata. “Se trata de un tratamiento que utiliza ondas de ultrasonido de alta intensidad –que no es radioterapia– para pacientes que tienen cáncer de próstata en un lugar específico de ésta. La técnica no requiere incisión ni drenajes, es ambulatoria, sin dolor y sin sangrado. En pacientes seleccionados, es tal la precisión al tratar sólo el tumor y no la próstata en su totalidad que no deja secuelas, como la incontinencia urinaria o la impotencia sexual”, detalla.

El procedimiento, que requiere asistencia de un brazo robótico, se recomienda en pacientes con cáncer de próstata localizado (estadios T1-T2) que prefieren una opción alternativa a la cirugía. También para aquellos en que la radioterapia no tuvo los efectos esperados, falló en el tiempo o el tumor reapareció.


Con la colaboración de: Dr. Alfredo Velasco, médico coordinador de la Unidad de Urología de Clínica Santa María.