Noticias |

Día Mundial del Cáncer de Próstata

Chequeo anual es clave para disminuir las muertes por esta enfermedad

Publicado el 12/06/2017

Esta patología, que mata a 1.300 chilenos cada año, generalmente no presenta síntomas en sus etapas iniciales. Por esta razón, un examen anual a partir de los 40 años puede prevenir que esta enfermedad avance. Infórmate sobre la tecnología más efectiva en su detección.

El cáncer de próstata es una patología que afecta sobre todo a hombres después de las cuatro décadas de vida, siendo más grave a medida que se envejece. “En Chile, el cáncer de próstata es la segunda causa de muerte por cáncer en los hombres, por lo que es fundamental que se tenga conciencia de la necesidad de la detección precoz”, explica el Dr. Rubén Olivares, urólogo de Clínica Santa María.

El gran problema del cáncer de próstata es que en etapas iniciales no presenta síntomas, por lo que es difícil detectarlo. Cuando ya existe alguno –como sangramiento, dolor óseo y dificultad para orinar– en general, se trata de un cáncer más avanzado, en los que hay muy pocas posibilidades de curación.

De ahí la importancia de realizar una pesquisa temprana. El especialista advierte que las personas con antecedentes familiares tienen el doble de posibilidades de desarrollar este cáncer, por lo que lo ideal es comenzar con los exámenes preventivos anuales puntualmente. Sin embargo, quienes no tienen este historial familiar también se deben realizar un chequeo, dada la alta prevalencia del cáncer de próstata. “En todos los casos es necesario realizarse tanto exámenes clínicos –examen digito rectal– como de laboratorio –antígeno prostático específico– cada año, para así detectar el tumor a tiempo, entregar un diagnóstico oportuno y poder realizar el tratamiento correspondiente”, indica el médico.

La buena noticia es que, cuando se detecta a tiempo, existen una serie de tratamientos a los que se puede recurrir, entre ellos la radioterapia, braquiterapia, tratamiento hormonal, cirugía abierta o robótica y Focal One, que es el más moderno de los tratamientos para tumores localizados.

Trinity®: La mejor alternativa para un diagnóstico oportuno

La técnica tradicional, que requiere 2 o 3 muestras por punción en 6 sectores distintos –en forma aleatoria o en los sitios donde más frecuentemente se encuentran tumores–, tiene una tasa de detección de 20%. Esto implica mayor probabilidad de repetición de la biopsia al año siguiente si el antígeno prostático sigue elevándose, lo que genera incertidumbre e incomodidad en el paciente, además de lentitud en el diagnóstico. “El gran problema es su baja fiabilidad, además de ser muy invasiva, porque es necesario hacer reiteradas biopsias debido a la probabilidad de encontrar, casi al azar, con un posible tumor”, explica el urólogo.

Sin embargo, hoy Clínica Santa María cuenta con el equipo Trinity® de Koelis. “Esta tecnología tiene un software que fusiona en 3D la imagen introducida de la resonancia nuclear magnética multiparamétrica –que delimita el área del posible tumor– tomada previamente con las imágenes de la ecografía que se realiza en tiempo real. De esta forma, se calca la lesión sospechosa de la resonancia en la ecografía, permitiendo mayor exactitud al momento de pinchar el órgano para extraer la muestra”, explica el Dr. Olivares.

“Está demostrado que esto aumenta la tasa de detección global de cánceres de próstata, sobre todo en tumores agresivos y de gran volumen. Tiene un 97% de exactitud con el nódulo que mostró la resonancia, al momento de tomar las muestras”, recalca el especialista de Clínica Santa María. Además, es una técnica sin efectos colaterales.

Ventajas de Trinity®:

  • La biopsia es guiada en 3D, lo que aumenta la exactitud, mejorando el diagnóstico de cáncer.
  • Al ser una fusión elástica y no rígida como en el método tradicional, es capaz de hacer coincidir dos imágenes supliendo el cambio de posición del paciente entre la resonancia y la ecografía y la presión que se ejerce sobre la próstata. Esto otras palabras, elimina cualquier distorsión.
  • Las otras técnicas por fusión disponibles no son elásticas, por lo que no aumenta significativamente la eficacia en la detección, a diferencia del Trinity®.
  • Permite realizar disparos virtuales, para asegurarse de tener una máxima precisión antes del pinchazo real. Con eso se reduce la cantidad de pinchazos y las complicaciones para el paciente.
  • Graba la ubicación de los disparos, lo que es útil para nuevas sesiones de biopsia o la planificación de un tratamiento.
  • Gracias a la fusión elástica entre series, dos biopsias consecutivas pueden ser pareadas. De esta forma, se puede mantener un historial del paciente  y hacer un seguimiento de la evolución en el tiempo de los nódulos detectados.
  • Es compatible con Focal One®, procedimiento mínimamente invasivo que, con ondas de ultrasonido de alta frecuencia, elimina los tumores localizados con gran precisión y sin dañar áreas sanas de la próstata, lo que disminuye la probabilidad de quedar con secuelas como incontinencia urinaria y disfunción eréctil.

Con la incorporación de Trinity®, Clínica Santa María pone a disposición de sus pacientes el mayor arsenal –tanto diagnóstico como terapéutico– para abordar el cáncer de próstata.

Con la colaboración de: Dr. Rubén Olivares, urólogo de Clínica Santa María.