Noticias |

Primer año de vida

Hitos del desarrollo psicomotor y del lenguaje

Publicado el 24/07/2017

Durante esta etapa, se adquieren habilidades que dependen tanto de la maduración cognitiva y del sistema nervioso central, como de la relación del menor con el entorno. A pesar de que todos los niños son distintas y se desarrollan a su propio ritmo, la mayoría alcanza ciertos hitos a edades similares.

El desarrollo psicomotor y del lenguaje es un proceso que consiste en la adquisición de habilidades y respuestas cada vez más complejas, que permiten al niño obtener un grado cada vez mayor de independencia y capacidades para interactuar con el mundo que lo rodea. Entre los logros que se esperan, están:

1° mes: El recién nacido no puede levantar la cabeza, pero sí girarla hacia los lados. El llanto en su principal forma de comunicación y responde con una sonrisa a diversos estímulos, por ejemplo, al acariciarlo o hablarle. Al estar despierto, se muestra interesado en lo que ve y oye.

Hacia el final del primer mes, puede sacudir los brazos, llevarse las manos hacia la boca y los ojos, mantener los puños cerrados fuertemente, reconocer algunos sonidos incluyendo las voces de sus padres y enfocar con la vista a 20 cm de distancia.

2° mes: Sonríe cuando se le habla de frente y emite sonidos. Además, reconoce a su madre.

3° mes: Sostiene la cabeza por su cuenta, puede mantener sus manos abiertas, empieza a balbucear y es capaz de estar tranquilo solo. Se puede despertar con ruidos.

Hacia el final del 3° mes, estira las piernas y patalea, abre y cierra sus manos y toma objetos con las dos manos.

4° mes: Finalizado el cuarto mes, balbucea vocales y consonantes en forma espontánea o respondiendo a una incipiente conversación.

Entre el 5° y 6° mes: Empieza a desplazarse reptando. Sus movimientos son cada vez más coordinados y puede mantenerse sentado sin apoyo durante unos segundos.

7° mes: Se mantiene sentado sin apoyo y desde esta posición puede tomar y soltar objetos voluntariamente.

Hacia el final del 7° mes, el niño es capaz de girar en ambos sentidos (pasando de acostado sobre su abdomen a de espaldas y viceversa) y transfiere objetos de una mano a la otra.

9° mes: Comienza a gatear.

Hacia el final del primer año: Se sienta sin ayuda, cambia de posición de sentado a gateo, se impulsa con las piernas para levantarse, camina afirmado de muebles, se pone de pie por momentos sin ningún apoyo y puede dar dos o tres pasos sin ayuda.

Es necesario considerar que los niños prematuros, los nacidos con bajo peso y los que tuvieron problemas los primeros días o semanas, pueden evolucionar más lentamente.

Con la colaboración de: Dra. Marcela Paredes, médico jefe Servicio de Pediatría y Adolescencia.