Noticias |

Hipotiroidismo e hipertiroidismo

Conoce los síntomas y tratamientos

Publicado el 20/04/2018

Son enfermedades que afectan a la glándula tiroides, ubicada en la base del cuello, encargada de la secreción de triiodotironina (T3) y tiroxina (T4), las que regulan cómo el cuerpo almacena y usa su energía. Una parte importante de la población, especialmente mujeres se pueden ver afectadas.

Se habla de hipotiroidismo cuando no se produce suficiente T4 y T3 y sus principales síntomas son cansancio, intolerancia al frío, constipación (tránsito intestinal lento), cabello y piel fina y aumento de peso (entre 2 y 4 kg). Las mujeres con esta condición pueden presentar irregularidades menstruales, dificultad para quedar embarazadas y mayor posibilidad de un aborto espontáneo. Con un tratamiento adecuado pueden tener un embarazo saludable.

Para diagnosticarlo es necesario realizar exámenes de sangre. El tratamiento consiste en tomar hormonas tiroideas diariamente para mejorar los síntomas y controlarse de forma periódica para asegurar que la dosis sea correcta, dado que su exceso tiene efectos adversos. Generalmente esta terapia es para toda la vida. Las embarazadas necesitan ajustar su dosis al inicio del embarazo y tener controles más frecuentes.

El hipertiroidismo es un exceso de las hormonas tiroideas y produce pérdida de peso, ansiedad, palpitaciones, temblor, intolerancia al calor, cansancio, deposiciones más frecuentes, menstruación irregular, entre otros síntomas. En algunas ocasiones se presenta bocio (aumento de tamaño de tiroides) y exoftalmo (ojos abultados).

Su diagnóstico también se realiza a partir de un examen de sangre y existen alternativas de tratamiento, dependiendo de la causa son: fármacos (drogas antitiroideas o betabloqueo), yodo radioactivo o cirugía. Con estas dos últimas es muy probable que los pacientes queden con hipotiroidismo, por lo que se requiere un control estricto con un endocrinólogo.

No se aconseja quedar embarazada con hipertiroidismo y en caso de suceder se requiere un control muy estricto y urgente con un endocrinólogo.

Con la colaboración de: Dr. Juan Abarza, endocrinólogo de Clínica Santa María.