Noticias | Dermatología / Oncología / Salud y bienestar

Dermatología

Lunares ¿Cuándo consultar a un especialista?

Publicado el 28/11/2018

El melanoma es un cáncer de las células de la piel que generan un pigmento denominado melanina. Éste puede aparecer sin aviso en una piel normal, en una mancha oscura o un lunar.

El pronóstico de una persona que presenta cáncer de piel, depende fundamentalmente del momento en que se realiza el diagnóstico. Si un melanoma se identifica de forma precoz, éste es por lo general bueno. Por el contrario, si se detecta en forma tardía, la posibilidad de que el tumor maligno sea profundo es mayor, lo que eleva el riesgo de metástasis.

El tratamiento de un lunar maligno dependerá de su estado. Si es incipiente, en general basta con la extirpación de la lesión. Por eso, como medidas de prevención, además del autoexamen y control rutinario, es importante no exponer los lunares al sol, con la ayuda de sombreros y cremas con factor de protección solar.

Es normal que con el tiempo aparezcan lunares nuevos o que los existentes vayan cambiando en forma progresiva. Lo importante es que éstos no se vuelvan malignos y de ahí la relevancia del control regular.

En este sentido, existe un parámetro muy útil que es el ABCDE de los lunares: Asimetría, bordes, color, diámetro y evolución, donde cualquier cambio repentino, puede ser el aviso de un melanoma maligno o cáncer a la piel.

Asimetría: Lunares donde al trazar una línea imaginaria en su mitad, se ven asimétricos.
Borde: Lunares con bordes irregulares.
Color: Lunares con más de tres colores.
Diámetro: Lunares con más de 6mm de diámetro.
Extensión: Lunares que con el tiempo aumentan de tamaño, forma, color, o que pican, duelen, arden o sangran.

Con la colaboración de: Dra. Hilda Rojas, dermatóloga de Clínica Santa María.

banner-equipo-medico