Noticias | La Clínica / Traumatología

Prótesis de cadera

Una cirugía que devuelve la calidad de vida

Publicado el 17/11/2022

Es una intervención muy común para detener el dolor de cadera cuando éste interfiere en las actividades diarias de los pacientes y los tratamientos no quirúrgicos no han ayudado o ya no son eficaces. Conoce los beneficios de este procedimiento.

Con el aumento en la expectativa de vida, cada vez se realizan más cirugías de cadera a nivel nacional. Esto, debido al incremento de enfermedades osteoarticulares que provocan inflamación en la articulación, que incluyen patologías como artritis, artrosis, entre otras. 

La cadera es la articulación donde se une el hueso del muslo con el de la pelvis. Cuando está sana, es muy estable y difícil de lastimar. Sin embargo, hay un grupo de enfermedades que, a largo plazo, harán que la persona requiera de una prótesis total de esta articulación.  “Hay algunos procesos degenerativos, que producen desgaste y envejecimiento de la cadera (artrosis),y otras enfermedades como la displasia, problemas de circulación, tumores, secuelas de enfermedades infecciosas y fracturas”, explica el Dr. Eduardo Díaz, médico jefe del Servicio de Traumatología y Ortopedia, especialista en cadera y pelvis.

Las molestias en la cadera pueden volverse muy invalidantes. El dolor se hace cada vez más intenso y la persona afectada pierde movilidad de esta zona de forma progresiva, dificultando actividades sencillas y cotidianas, como ponerse los calcetines o amarrarse los zapatos, por lo que es el paciente quien advierte la necesidad de una consulta médica.

¿En qué consiste la cirugía?

La prótesis total de cadera devuelve la calidad de vida a los pacientes, permitiéndoles caminar sin dolor y retomar todo tipo de actividades, incluso deportivas. Para someterse a una cirugía, el especialista en primer lugar analiza las características de la persona como la edad, calidad ósea, presencia de alteraciones anatómicas o secuelas de enfermedades previas.

El procedimiento consiste en reemplazar la articulación dañada, por una articulación protésica. “La experiencia de los especialistas y la calidad de los materiales que se utilizan hoy en día permiten una mejor fijación de la prótesis al hueso y, por consiguiente, una mayor duración de ésta. En Clínica Santa María tenemos excelentes expertos y la mejor tecnología mínimamente invasiva para poner estos implantes”, agrega el Dr. Díaz.

Actualmente se inicia la rehabilitación al día siguiente de la cirugía, con ayuda de dos bastones, un andador o burrito. La adecuada rehabilitación kinésica es fundamental durante las primeras semanas, logrando de forma progresiva el retiro de bastones, la recuperación de la fuerza muscular y la seguridad e independencia del paciente. Esto permite una rápida reincorporación y una recuperación total entre tres y seis meses.
Con la colaboración de Dr. Eduardo Díaz, médico jefe del Servicio de Traumatología y Ortopedia de Clínica Santa María y especialista en cadera y pelvis.

 

Banner conoce equipo y reserva