Noticias |

Alimentación para pacientes diabéticos

Lo permitido y prohibido

Publicado el 11/11/2014

Ensaladas, pescados y grasas saludables deben ser la base de la alimentación de una persona con diabetes, así como evitar productos altos en azúcares para asegurar el éxito del tratamiento.

Uno de los cuidados más importantes que deben tener los pacientes diabéticos es la alimentación. Para ello, es necesaria la orientación del médico tratante y de una nutricionista para aprender a comer de manera rica y saludable.

Los alimentos que se deben privilegiar son los que no tienen un impacto en la glicemia post prandial (azúcar en la sangre después de comer). Se debe optar por verduras de todo tipo y color, pescados y grasas saludables como aceite de oliva extra virgen y frutos secos.

Los hidratos de carbono (masas, pan, galletas, cereales, arroz, fideos), granos (choclo, arvejas, habas, legumbres) y frutas, pueden consumirse todos los días, pero con moderación y medidos en porciones. El pan -de preferencia integral-, por ejemplo, se puede consumir dos veces al día (una porción equivale a un pan pita). Las frutas en dos porciones (cada porción debe ser del tamaño de un puño o más pequeña que una pelota de tenis). Los cereales, arroz y pastas, en tres porciones diarias (equivale a 1/2 taza cocido).

Los alimentos que no se deben consumir son el azúcar y los productos que la contengan (dulces, postres, bebidas). Muchos de ellos tienen una versión sin azúcar, como las bebidas diet. La recomendación es sustituir las comidas ricas en azúcares por otros con sucralosa o estevia, en vez de prohibir su consumo.


Con la colaboración de: Vanessa Vega, nutricionista de Clínica Santa María.