Noticias |

¡Que no te gane el frío!

Dolores musculares y articulares

Publicado el 21/07/2015

Las bajas temperaturas no sólo provocan diversas enfermedades respiratorias, sino que también causan dolores a nivel muscular o articular. ¿Sabes por qué se producen?

El frío tiene efectos directos sobre el organismo, como el aumento de gasto calórico para mantener la temperatura corporal y el incremento de la tensión muscular debido a la contracción de los músculos. Ésta podría ser la causa de los dolores que aparecen en muchas partes del cuerpo en la época invernal.

Durante los meses de frío, los músculos permanecen más contraídos que el resto del año, razón por la que las articulaciones también se vuelven más rígidas, ya que tanto los tendones como las fibras musculares están más contraídas que de costumbre. Esto genera gran presión sobre las articulaciones y, en muchos casos, provoca dolor, sobre todo cuando existen antecedentes de fracturas articulares u óseas.

Las molestias se producen por la dificultad que tiene el cuerpo para entrar en calor. En algunos casos, la sensación de frío impide que las articulaciones respondan de manera correcta. Los dedos, por ejemplo, pierden movilidad y se vuelven más rígidos.

Por otro lado, el Dr. González señala: “Las personas con lesiones articulares tienen daño en los receptores de presión y por eso los cambios en la presión bariométrica les afecta”, señala. Ello explica por qué ciertas personas experimentan dolor antes de que empiece a llover o de que cambie el tiempo.

Para evitar estas molestias durante el invierno, es necesario mantener el calor en las articulaciones, utilizando ropa adecuada, guantes, etc. Además, si se va a realizar alguna actividad deportiva siempre es recomendable calentar lo suficiente para prevenir otro tipo de complicaciones.

Con la colaboración de: Dr. Javier González, traumatólogo de Clínica Santa María.