Noticias |

Día Mundial del Accidente Cerebrovascular (ACV)

Prevenir es el mejor pronóstico

Publicado el 29/10/2015

En Chile, el ataque cerebral es la principal causa de muerte en adultos. No obstante, esta realidad podría revertirse cambiando hábitos de vida como evitar el tabaco, el alcohol, el sedentarismo y mejorar la alimentación.

En nuestro país, el ACV es la principal causa de muerte en adultos con 8.736 fallecidos al año lo que equivale a un fallecido cada hora por esta causa. Se calcula que habrían 24.964 nuevos casos de ataque cerebral por año, es decir, 69 por día.

Además, es la segunda causa de mortalidad prematura en Chile, según Institute for Health Metrics and Evaluation, y la primera causa específica de años de vida saludables perdidos por discapacidad y muerte prematura en mayores de 74 años, convirtiéndolo en un importante problema de Salud Pública.

Factores de riesgo

La mala alimentación (grasas, azúcares y sal en exceso), colesterol alto, obesidad, diabetes, tabaquismo, consumo alto de alcohol y sedentarismo, entre otros, aumentan la probabilidad de sufrir un ACV.

A nivel latinoamericano, Chile lidera la ingesta de alcohol y el consumo de tabaco, mientras que a nivel mundial es el tercer país con mayor ingesta de bebidas azucaradas, dulces y azúcares.

Según SONEPSYN, Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía, al disminuir los factores de riesgo estas enfermedades se podrían prevenir hasta en un 80%.

Los accidentes cerebrovasculares

Se refiere a la oclusión o ruptura de una arteria del cerebro:

  • El cierre de un vaso cerebral ya sea por un émbolo (coágulo) o por trombosis (placas de colesterol) produce un infarto cerebral, que es la destrucción del tejido por la interrupción de la llegada de sangre a esa parte del cerebro, produciendo un daño que puede ser irreparable.
  • La ruptura de un vaso origina hemorragia cerebral, que puede producirse dentro del tejido cerebral (hematoma cerebral) o por fuera en las meninges (hemorragia subaracnoidea) que generalmente se debe a la presencia de un aneurisma u otra malformación vascular.

Síntomas

  • Asimetría facial, por ejemplo, un lado de la cara caído.
  • Brusca alteración del equilibrio.
  • Dificultad para hablar o expresar las ideas.
  • Adormecimiento o disminución del movimiento  de algún miembro del cuerpo. Normalmente, pérdida de fuerza en un brazo.
  • Pérdida total o parcial de la visión.
  • Intenso dolor de cabeza.
  • Desmayos inmotivados, especialmente en personas de edad.

Frente a la sospecha de un accidente cerebrovascular se debe concurrir lo más pronto posible al Servicio de Urgencia, ya que la atención oportuna generalmente mejora el pronóstico de la enfermedad.

Con la colaboración de: Dr. Walter Feuerhake, médico coordinador de Neurología de Clínica Santa María.