Buscador

  1.  Todos
  2.   Noticias / Temas

Paso 1 de 3

texto

Resultados para

124 search results for Ecografía

En el día de la madre

Ya no hay excusa para olvidar la fecha de tus ecografías o controles gracias a las diversas apps que te permiten hacer seguimiento de tu embarazo desde el celular. Una buena forma de vivir el proceso día a día y de disfrutarlo al máximo puede ser hacerlo a través una aplicación como Progreso del Embarazo. Con ella podrás registrar tus controles médicos o hacer un diario con fotos y los momentos más especiales de este proceso. Está disponible en App Store por USD 1.99. Mi embarazo y mi bebé día a día es una aplicación ofrecida por Babycenter. Basta con que introduzcas tu fecha estimada de parto para que te entregue información sobre el embarazo semana a semana. También podrás incluir fotos o ecografías en la sección “Mis recuerdos”, o buscar un nombre para tu hijo(a). Su descarga es gratuita tanto para iPhone como para Android. Ten en cuenta que estas aplicaciones pueden ser muy útiles para el registro de datos y fechas importantes, pero no reemplazan la información y los consejos entregados por tu ginecólogo.

En el día de la madre

La Institución participó en operativo médico en Juan Fernández

El equipo de ultrasonografía donado por la Clínica permitió apoyar el diagnóstico de los pacientes de la isla. En tres días la Fundación Acrux, una organización sin fines de lucro que busca disminuir los tiempos de espera de personas que viven en zonas aisladas del país y requieren de atención de expertos, logró realizar en el Archipiélago de Juan Fernández 867 consultas, 499 ecografías y exámenes y más de 400 procedimientos como endoscopías, cirugías menores y toma de muestras. La Clínica, como parte de su compromiso con la salud, firmó en marzo un acuerdo de cooperación con esta fundación y donó un equipo de ultrasonografía, que permitió apoyar el diagnóstico médico de los pacientes que fueron atendidos los días 25, 26 y 27 de julio en la isla. Además, el Dr. Manuel Delgado, cardiólogo de la Institución, fue uno de los 60 especialistas que participó de esta noble iniciativa. Cabe destacar que en octubre, Clínica Santa María realizará un operativo médico junto a Acrux, en el cual 60 doctores de la Institución viajarán hasta Natales, Porvenir, Puerto Williams y Puerto Edén, para seguir contribuyendo en la disminución de listas de espera.

La Institución participó en operativo médico en Juan Fernández

Maternidad

Nuestro compromiso es atenderlas con la seguridad y calidad de siempre, por lo que hemos tomado todos los resguardos necesarios para evitar posibles contagios de COVID-19. Los controles presenciales pre natales de embarazos que se desarrollan de manera normal, se realizarán prioritariamente en las semanas 12, 24, 28 y 34, mientras que las ecografías de rutina se llevarán a cabo entre las semanas 12-14 y 20-24. En ambos casos pueden existir variaciones, según indicación médica del ginecólogo. Además, las futuras mamás tienen a su disposición consultas virtuales con doctores y matronas, a través de nuestra Plataforma de Telemedicina, con el objetivo de acompañarlas y resolver sus dudas durante todo el embarazo. Alrededor de la semana 37, la paciente debe mantener aislamiento social y realizarse exámenes periódicos de PCR para COVID-19, que serán coordinados por su médico. La toma de muestra se lleva a cabo en el Laboratorio ubicado en el primer piso de Av. Santa María 0810, espacio habilitado especialmente para personas que se deben efectuar el examen de forma preventiva. Dependiendo del resultado, se tomarán las medidas de atención de parto y acompañamiento. Se pueden leer en detalle en clinicasantamaria.cl. La mamá y su guagua serán dados de alta 48 horas después del parto, normal o cesárea. Al día subsiguiente del alta, la paciente será contactada por una matrona de la Institución para hacerle seguimiento. El control postparto será realizado por el médico tratante 14 días después del nacimiento. Con la colaboración de: Dr. Iván Rojas Médico jefe Servicio de Ginecología, Obstetricia y Neonatología.

Maternidad

Información para mujeres embarazadas

Queremos que estés tranquila y por esto te mantendremos constantemente informada sobre los protocolos de atención, controles, exámenes, atención de parto, postparto y recién nacidos. Nuestro compromiso es atenderlas con seguridad y calidad, por lo que hemos tomado todos los resguardos necesarios para evitar contagios de COVID-19. Información general para nuestras futuras mamás: Los controles pre natales de embarazos que se desarrollan de manera normal se realizarán prioritariamente en las semanas 12, 24, 28 y 34, mientras que las ecografías de rutina se llevarán a cabo entre las semanas 12 - 14 y 20 - 24. En ambos casos pueden existir variaciones según indicación médica del ginecólogo. A medida que se acerca el parto, alrededor de la semana 37, la paciente debe mantener aislamiento social y realizarse exámenes periódicos de PCR para COVID-19. El médico en sus controles le dará las órdenes para este test. La toma de muestra se lleva a cabo en el laboratorio ubicado en Av. Santa María 0810, 1° piso, Providencia, habilitado especialmente para personas que se deben efectuar el examen de PCR de forma preventiva. La madre y su guagua serán dados de alta 48 horas postparto normal o quirúrgico, siempre considerando la evolución de ambos. Consultas médicas y ecografías: Está prohibido el ingreso de acompañantes a consultas, controles ginecológicos, y ecografías ginecológicas, solo se permitirá el acceso en caso de pacientes menores de edad o personas con necesidades especiales. Paciente COVID-19 negativo: Cuando la paciente haga su ingreso a la Clínica por sospecha de trabajo de parto o cualquier consulta de urgencia, deberá dirigirse a la Urgencia Pediátrica, Traumatológica y Gineco-Obstétrica (Av. Santa María 0500), en caso de que su última PCR haya salido negativa y no presente ninguna sintomatología respiratoria. Parto: El papá o un acompañante que no sea sospechoso o COVID-19 positivo, puede permanecer durante el trabajo de parto y también durante la hospitalización junto a la paciente, tomando todas las medidas de protección personal y distanciamiento físico establecidas. Las pacientes podrán realizar apego con el recién nacido y luego volver a la habitación con su hijo, quien se quedará con ella, a menos que necesite de atención especializada indicada por el pediatra. No podrán recibir visitas de familiares durante la estadía en la Clínica y el padre o acompañante debe permanecer en la pieza. Esta medida tiene por objetivo cuidar a nuestros pacientes y colaboradores. Paciente COVID-19 positiva: Si la madre tiene COVID-19 debe realizar su ingreso por la Urgencia Respiratoria (Av. Bellavista 0415). En todo momento estará en áreas de la Clínica especialmente habilitadas y aisladas para evitar posibles contagios del virus. La paciente no podrá estar acompañada por el progenitor, ya que es un contacto estrecho, u otra persona durante el parto o la hospitalización. Sin embargo, recibirá todo el apoyo y contención que necesite de parte del equipo de salud a su cuidado. Parto: Si la paciente ingresa con trabajo de parto y se estima que el plazo hasta el parto es menor a cuatro horas, se intentará un parto vaginal. Si este período de tiempo es superado deberá ser sometida a cesárea, ya que se requiere de un pabellón con presión negativa, esto quiere decir que ni ella ni el personal de salud puede salir de la sala de operación hasta terminado el parto, con el objetivo de reducir la diseminación del virus y no contaminar el entorno. El recién nacido puede realizar apego e irse a la habitación con su madre previa firma de un consentimiento informado de los riesgos asociados a un examen positivo. Esto será explicado en detalle por el médico neonatólogo que atienda al hijo. Además, las pacientes tendrán la opción de pedir que el recién nacido sea hospitalizado en otra área de la Clínica, para evitar un posible contagio. En ambos casos al niño se le tomará una PCR para descartar el virus. Si la madre decidió que su hijo fuese hospitalizado en otra área de la Clínica, cuando se vaya de alta, luego de que el médico lo indique, será entregado a un familiar designado por la madre para que se haga responsable de su cuidado en casa. Es necesario que esa persona sea evaluada con una PCR y resulte negativa. Paciente sospechosa de COVID-19 (síntomas respiratorios, fiebre, sin PCR vigente, sin cumplir el aislamiento social): Su ingreso por trabajo de parto deberá hacerlo por la Urgencia Respiratoria (Av. Bellavista 0415). Se le tomará una PCR, resultado que estará disponible entre 12 y 24 horas después. Parto: El trabajo de parto y parto se atiende en un área de la Maternidad especialmente destinada a este grupo de pacientes. Frente a la posibilidad de resultar positiva, mientras no se cuente con el resultado del examen, la paciente será atendida con las medidas de seguridad definidas para las pacientes COVID-19 positivas. En estos casos, el padre sí podrá ingresar al parto y acompañar a la paciente durante toda su estadía, usando todos los elementos de protección personal necesarios. El recién nacido puede realizar apego e irse a la habitación con su madre previa firma de un consentimiento informado de los riesgos asociados a un examen positivo. Esto será explicado en detalle por el médico neonatólogo que atienda a su hijo. Todas las medidas de atención han sido adoptadas por el beneficio de las futuras mamás y de los recién nacidos. Entendemos que un momento tan importante como el nacimiento de un hijo se ve profundamente alterado por estas decisiones, pero debemos priorizar la seguridad de la paciente, del recién nacido y del equipo de salud, para así evitar contagios durante esta pandemia.

Información para mujeres embarazadas

Información para mujeres embarazadas

Queremos que estés tranquila y por esto te mantendremos constantemente informada sobre los protocolos de atención, controles, exámenes, atención de parto, postparto y recién nacidos. Nuestro compromiso es atenderlas con seguridad y calidad, por lo que hemos tomado todos los resguardos necesarios para evitar contagios de COVID-19. Información general para nuestras futuras mamás: Los controles pre natales de embarazos que se desarrollan de manera normal se realizarán prioritariamente en las semanas 12, 24, 28 y 34, mientras que las ecografías de rutina se llevarán a cabo entre las semanas 12 - 14 y 20 - 24. En ambos casos pueden existir variaciones según indicación médica del ginecólogo. Además, las futuras mamás tienen a su disposición consultas con doctores y matronas a través de nuestra Plataforma de Telemedicina, con el objetivo de acompañarlas y resolver sus dudas durante todo el embarazo. A medida que se acerca el parto, alrededor de la semana 37, la paciente debe mantener aislamiento social y realizarse exámenes periódicos de PCR para COVID-19. El médico en sus controles le dará las órdenes para este test. La toma de muestra se lleva a cabo en el laboratorio ubicado en Av. Santa María 0810, 1° piso, Providencia, habilitado especialmente para personas que se deben efectuar el examen de PCR de forma preventiva. La conducción del trabajo de parto y la atención de éste se realiza por un equipo de matronas y médicos en sistema de turno. Esta medida está destinada a brindar a la futura mamá la máxima seguridad posible frente al riesgo de contagio intrahospitalario, relacionándose con una cantidad menor de personal y profesionales. La madre y su guagua serán dados de alta 48 horas postparto normal o quirúrgico, siempre considerando la evolución de ambos. Al día subsiguiente del alta la paciente será contactada por una matrona de la Institución para efectuar un debido seguimiento. El control postparto lo realizará el médico tratante 14 días después del nacimiento. Paciente COVID-19 negativo: Cuando la paciente haga su ingreso a la Clínica por sospecha de trabajo de parto o cualquier consulta de urgencia, deberá dirigirse a la Urgencia Pediátrica, Traumatológica y Gineco-Obstétrica (Av. Santa María 0500), en caso de que su última PCR haya salido negativa y no presente ninguna sintomatología respiratoria. Parto: El papá o un acompañante que no sea sospechoso o COVID-19 positivo, puede permanecer durante el trabajo de parto y también durante la hospitalización junto a la paciente, tomando todas las medidas de protección personal y distanciamiento físico establecidas. Las pacientes podrán realizar apego con el recién nacido y luego volver a la habitación con su hijo, quien se quedará con ella, a menos que necesite de atención especializada indicada por el pediatra. No podrán recibir visitas de familiares durante la estadía en la Clínica y el padre o acompañante debe permanecer en la pieza. Esta medida tiene por objetivo cuidar a nuestros pacientes y colaboradores. Paciente COVID-19 positiva: Si la madre tiene COVID-19 debe realizar su ingreso por la Urgencia Respiratoria (Av. Bellavista 0415). En todo momento estará en áreas de la Clínica especialmente habilitadas y aisladas para evitar posibles contagios del virus. La paciente no podrá estar acompañada por el progenitor, ya que es un contacto estrecho, u otra persona durante el parto o la hospitalización. Sin embargo, recibirá todo el apoyo y contención que necesite de parte del equipo de salud a su cuidado. Parto: Si la paciente ingresa con trabajo de parto y se estima que el plazo hasta el parto es menor a cuatro horas, se intentará un parto vaginal. Si este período de tiempo es superado deberá ser sometida a cesárea, ya que se requiere de un pabellón con presión negativa, esto quiere decir que ni ella ni el personal de salud puede salir de la sala de operación hasta terminado el parto, con el objetivo de reducir la diseminación del virus y no contaminar el entorno. El recién nacido puede realizar apego e irse a la habitación con su madre previa firma de un consentimiento informado de los riesgos asociados a un examen positivo. Esto será explicado en detalle por el médico neonatólogo que atienda al hijo. Además, las pacientes tendrán la opción de pedir que el recién nacido sea hospitalizado en otra área de la Clínica, para evitar un posible contagio. En ambos casos al niño se le tomará una PCR para descartar el virus. Si la madre decidió que su hijo fuese hospitalizado en otra área de la Clínica, cuando se vaya de alta, luego de que el médico lo indique, será entregado a un familiar designado por la madre para que se haga responsable de su cuidado en casa. Es necesario que esa persona sea evaluada con una PCR y resulte negativa. Paciente sospechosa de COVID-19 (síntomas respiratorios, fiebre, sin PCR vigente, sin cumplir el aislamiento social): Su ingreso por trabajo de parto deberá hacerlo por la Urgencia Respiratoria (Av. Bellavista 0415). Se le tomará una PCR, resultado que estará disponible entre 12 y 24 horas después. Parto: El trabajo de parto y parto se atiende en un área de la Maternidad especialmente destinada a este grupo de pacientes. Frente a la posibilidad de resultar positiva, mientras no se cuente con el resultado del examen, la paciente será atendida con las medidas de seguridad definidas para las pacientes COVID-19 positivas. En estos casos, el padre sí podrá ingresar al parto y acompañar a la paciente durante toda su estadía, usando todos los elementos de protección personal necesarios. El recién nacido puede realizar apego e irse a la habitación con su madre previa firma de un consentimiento informado de los riesgos asociados a un examen positivo. Esto será explicado en detalle por el médico neonatólogo que atienda a su hijo. Todas las medidas de atención han sido adoptadas por el beneficio de las futuras mamás y de los recién nacidos. Entendemos que un momento tan importante como el nacimiento de un hijo se ve profundamente alterado por estas decisiones, pero debemos priorizar la seguridad de la paciente, del recién nacido y del equipo de salud, para así evitar contagios durante esta pandemia.

Información para mujeres embarazadas

Urológicas

Clinica Santa Maria Toda nuestra clínica en tus manos Palabras + buscadas Vacunatorio Ecografía Maternidad Obesidad Dentista Exámenes + buscados Proctólogo Exámenes Várices Seguro Test de esfuerzo Sugerencias Convenio Escolar Seguro Salud Total Cardiología Scanner Somatom Force Cirugía Bariátrica Empresas Docencia e Investigación Paciente Internacional / International Patients La Clínica Centro Médico La Dehesa Toggle navigation Clinica Santa Maria Menu principal Reserva de horas Exámenes de Laboratorio Especialidades Niños Adolescentes Mujeres Hombres Adultos Mayores Explorar por: Especialidades Programas preventivos Partes del cuerpo Nombre del profesional ¿Necesitas atención? Consultas Reservar una hora Anular una hora Ver información de una consulta Pacientes Aranceles GES, CAEC y Ley de Urgencia Derechos y Deberes de los Pacientes Pagaré y Mandato Exámenes de diagnóstico Laboratorio Radiología e Imágenes Información sobre exámenes Resultados de exámenes Hospitalización Presupuesto Pre Admisión Admisión y Hospitalización Centro de Cirugía Mayor Ambulatoría Pago de cuentas Servicios de Apoyo Banco de Sangre Diálisis Vacunatorio Anestesiología Cirugías y procedimientos Unidades de cuidado Servicio de Urgencia Medicina Preventiva Infórmate Pacientes Educación al paciente Noticias Newsletter mensual Buscar recién nacidos Visitas a pacientes Charlas y talleres Calculadoras de salud Elígenos Medicina de vanguardia Especialidades destacadas Indicadores clínicos Acreditaciones Reporte de Sustentabilidad Ubicaciones Clínica Santa María Centro Médico La Dehesa Laboratorio / Toma de Muestras Adolescencia Salud Mental Banco de Sangre Vacunatorio Colegio Aula Clínica Santa María Oficina Convenio Escolar Pago de cuentas Convenios y seguros Niño Protegido Seguro Salud Total Convenio Escolar y Accidentes Empresas Docencia e Investigación International / Internacional La Clínica Centro Médico La Dehesa Toda la Clínica Santa María en tus manos Estás en: Home Infórmate Educación al paciente Urológicas Educación al paciente Explore Enfermedades urológicas Cálculos renales Disfunción eréctil La Urología es la especialidad médico-quirúrgica que se ocupa del estudio, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades que afectan al aparato urinario de ambos sexos y al aparato reproductor masculino. La misión de esta unidad es realizar una buena función preventiva, con un manejo integral del paciente y un diagnóstico temprano de patologías, para evitar la aparición de enfermedades graves. Para ello, Clínica santa María cuenta con un completo equipo médico que pone al servicio de sus pacientes y que pueden solucionar sus inquietudes de la mejor manera posible. Esta enfermedad afecta a más del 10% de la población y es más frecuente en hombres que en mujeres, principalmente en el adulto joven. Así mismo, las personas con hábitos sedentarios o con gran exposición al calor son más propensas a padecerla. La molesta presencia de cálculos o “piedras” en el interior de los riñones o de las vías urinarias, se debe a una concentración de sustancias que comúnmente viajan en la orina, pero que por alguna razón se condensan y solidifican en fragmentos de mayor o menor tamaño. Causas Las causas de esta enfermedad pueden ser: Factores genéticos como malformaciones en los riñones. Desórdenes alimenticios como el exceso de sal en las comidas, escasa ingesta de líquido y una vida sedentaria. Síntomas Dependiente de su tamaño y composición, los cálculos pueden causar diferentes síntomas: El más común de todos es el cólico renal. Produce un intenso dolor en la zona lumbar que se irradia hasta el abdomen y no se alivia. Muchas veces va acompañado de náuseas, vómitos y sudoración. Infecciones urinarias y hematuria (sangre en la orina). Diagnóstico La forma más certera de diagnóstico para esta enfermedad es mediante algunos exámenes como radiografías, urografías o contraste y ecografías. Éstos permiten determinar el tamaño de las piedras. Posteriormente se analiza su composición y las posibles enfermedades asociadas a su aparición. Aun cuando la composición de estos cálculos es variada, los más comunes son los derivados del calcio (oxalato cálcico, fosfato cálcico) y los de ácido úrico. Sin embargo, todos son potencialmente dañinos y requieren de atención médica. Lo principal para realizar el diagnóstico, es conocer los antecedentes médicos y sexuales del paciente. También se realiza un examen físico dirigido, evaluaciones psicosociales y pruebas de laboratorio e imágenes, de acuerdo a lo que requiera cada persona. Tratamiento Habitualmente, el tratamiento consiste en utilizar una adecuada hidratación, dieta blanda, reposo, calmantes para el dolor y algunos relajantes para ayudar a la eliminación espontánea de la o las piedras, mientras su tamaño lo permita. Si éstas son muy grandes (mayores a 5 mm), es necesario fragmentarlas mediante el uso de ultrasonido. Clínica Santa María posee el equipo más moderno que existe en el país para dar solución a este problema, a través del cual se consiguen altas tasas de fragmentación, con mínimas complicaciones y escasa necesidad de procedimientos adicionales. Sólo en situaciones excepcionales se requieren procedimientos más invasivos como endoscopias o laparoscopias. Prevención Una adecuada ingesta de líquido y una nutrición apropiada acompañada de ejercicios periódicos, disminuyen la posibilidad de formar estas concreciones. Sin embargo, existen personas que a pesar de estos cuidados pueden continuar formando estas piedras. Para este grupo de pacientes, es necesario agregar algunos fármacos con los cuales se le “enseña” al riñón a no producirlas más, deteniendo así esta enfermedad. Las disfunciones sexuales son un grupo de enfermedades que afectan la vida del hombre. Para ellos es un tema complejo de aceptar, ya que afecta su masculinidad y les hace sentir vergüenza, motivo que muchas veces impide buscar ayuda. Es importante que el paciente consulte con un especialista, ya que estas patologías pueden tratarse y tienen un excelente pronóstico. Una de las disfunciones más comunes, es la eréctil. Definida como la incapacidad de alcanzar o mantener una erección suficiente para tener una relación sexual satisfactoria. Puede ser incapacidad total o parcial, que se presenta en grados variables (de leve a severa) o aparecer sólo en algunas ocasiones (situacional). Ocurre a cualquier edad, pero la incidencia aumenta con los años. Entre los 40 y 70 años, un 52% de los hombres la padece en algún grado. Es importante considerar que esta enfermedad no puede ser considerada como un fenómeno normal del envejecimiento. Consecuencias de la disfunción eréctil Además de causar estrés y afectar seriamente la vida en pareja, está comprobado que quienes padecen de disfunción eréctil, están en riesgo de sufrir en el futuro otras patologías, como por ejemplo, infartos cardíacos. Por ello, deben ser evaluados seriamente por un especialista. Sin embargo, el miedo y la vergüenza son sentimientos que están a menudo presentes al momento de consultar. Estudios muestran que sólo el 66% de quienes presentan este problema, buscan ayuda. Nuestra misión es cambiar esto, entregando un ambiente serio, grato y acogedor para estudiar y manejar a los pacientes, para lo cual existen excelentes y seguras alternativas de tratamiento. Causas y factores de riesgo El origen principal de la disfunción eréctil es de tipo neuro-vascular. En la mayoría de los casos es consecuencia de una mezcla de causas, como factores psicológicos (depresión, ansiedad, estrés, problemas con la pareja, etc.), y enfermedades orgánicas (diabetes, mellitus, hipertensión, colesterol alto, enfermedad vascular periférica o aterosclerosis, obesidad, tabaquismo, hipogonadismo, síndrome metabólico, ciertas enfermedades neurológicas, entre otras. También puede ser consecuencia de algunos medicamente de uso habitual o de cirugías pélvicas. Diagnóstico Lo principal para realizare el diagnóstico, es conocer los antecedentes médicos y sexuales del paciente. También se realiza un examen físico dirigido, a evaluaciones psicosociales y pruebas de laboratorio e imágenes, de acuerdo a lo que requiera cada paciente. Tratamiento Existe una amplia variedad de opciones para enfrentar la disfunción eréctil. El manejo se debe ajustar estrictamente a las necesidades de cada paciente y habitualmente se debe partir de las alternativas más sencillas hasta llegar a la de mayor complejidad. Los tratamientos se pueden clasificar en aquellos de: Primera línea Cambio de hábitos: Dejar de fumar, moderar el consumo de alcohol, realizar ejercicio periódicamente, mantener una dieta sana. Terapia sexual: Si hay un componente psicológico importante, se debe consultar con un equipo de psicólogos y psiquiatras expertos en la materia. Medicamentos orales: Presentan muy buena respuesta. A pesar de ser seguros, siempre es importante consultar con un especialista antes de usarlos, debido a que tienen algunas contraindicaciones muy precisas. Terapia de reemplazo hormonal: En caso que existe un cuadro de hipogonadismo (bajos niveles de testosterona, que es la hormona masculina, asociado con síntomas de deficiente de ésta) se debe suplementar. Ondas de choque: Es un tratamiento nuevo, no invasivo, dirigido principalmente a los pacientes con disfunción eréctil de tipo vascular. Segunda línea Dispositivo de vacío (Vacuum): Aparatos que generan una erección aplicando vacío al pene. Inyecciones peneanas: Inyecciones de drogas vasoactivas que generan erección y se aplican directamente en el pene. Las primeras veces deben ser supervisadas por un médico y luego, pueden ser autoadministradas. Aunque pareciera ser muy invasivo, es en general muy bien tolerado. Tercera línea (cirugías) Prótesis de pene: Si los tratamientos anteriores no resultan, se puede utilizar la inserción de prótesis en el pene. Se trata de dispositivos de silicona o poliuretano muy sofisticados, de demostrada seguridad y éxito, que ayudan al paciente a obtener erecciones de la duración deseada. Cirugía vascular: En casos muy seleccionados puede ser beneficiosa la realización de cirugías donde se intenta devolver la circulación de sangre al pene cuando ésta ha sido dañada. Youtube Facebook Twitter Buscar Llámanos +56 2 2913 0000 Las 24 horas del día, los 365 días del año. Ubicaciones Clínica Santa María Av. Santa María 0500, Providencia. Centro Médico La Dehesa Av. La Dehesa 1445, Lo Barnechea. Urgencia Escolar Av. Santa María 0500, Providencia. Abierto de 8:00 a 22:30 horas. Urgencia General Av. Bellavista 0415, Providencia. Abierto 24 horas. Laboratorio Santa María Av. Santa María 0810, Providencia. Lunes a viernes de 8:00 a 16:00 horas. Sábado de 8:00 a 13:00 horas. ¿Necesitas ayuda? Contáctanos Respondemos tus inquietudes Sugerencias y reclamos Ayúdanos a mejorar nuestra atención Trabaja con nosotros Mapa del sitio Acceso proveedores Acceso para médicos Modelo de Prevención de Delitos - Canal de denuncias Términos y Condiciones © 2018 Clínica Santa María urologia, urologo, aparato, urinario, enfermedad, reproductor, masculino, prevencion, infeccion, urología, urólogo, prevención, urología, clínica, clinica, santa, maría, maria, educación, educacion, paciente La misión de Urología es realizar una buena función preventiva, con un manejo integral del paciente y un diagnóstico temprano de patologías.

Urológicas

Mi Clinica Primer Ingreso

Clinica Santa Maria Toda nuestra clínica en tus manos Palabras + buscadas Vacunatorio Ecografía Maternidad Obesidad Dentista Exámenes + buscados Proctólogo Exámenes Várices Seguro Test de esfuerzo Sugerencias Ecografía Radiografía Resonancia Ecotomografía Imagenología Personas Mi clínica Toggle navigation Clinica Santa Maria Menu principal Ingresar Especialidades Centro de Cirugía Robótica Convenios y Programas La Clínica Centro Médico La Dehesa Toda la Clínica Santa María en tus manos Mi perfil Cerrar sesión ¡Hola, Usuario! Mi perfil Cerrar sesión Llámanos +56 2 2913 0000 24 horas del día, los 365 días del año. Ubicaciones Clínica Santa María Av. Santa María 0500, Providencia. Av. Bellavista 0415, Providencia. Centro Médico La Dehesa Av. La Dehesa 1445, Lo Barnechea. Urgencia Escolar Avda. Santa María 0410. Abierto de 8:00 a 22:30 horas. Urgencia General Av. Bellavista 0415. Abierto 24 horas. Laboratorio Santa María Av. Santa María 0810, Providencia. Lunes a viernes de 8:00 a 16:00 horas. Sábado de 8:00 a 13:00 horas. Teléfonos y ubicaciones de todas las dependencias ¿Necesitas ayuda? Contáctanos Respondemos tus inquietudes Reclamos y Sugerencias Ayúdanos a mejorar nuestra atención Trabaje con nosotros Mapa del Sitio Acceso Proveedores Acceso Registro Médico © 2017 Clinica Santa Maria mi clinica, mi clínica, mi, clinica, clínica, resultados, examen, examenes, exámenes, carga, cargas, reserva, horas, citas, agenda, historial, consultas, pago, cuentas, estado, convenios, seguros En Mi Clínica podrás acceder a los resultados de tus exámenes, reserva de horas, historial de consultas y cuentas pagadas.

Mi Clinica Primer Ingreso

Cálculos en la vesícula biliar

En Chile existe una alta prevalencia de personas con colelitiasis o cálculos en la vesícula biliar, depósitos sólidos que se forman debido a un desequilibrio de la bilis. Afectan principalmente a mujeres, mayores de 40 años, y a quienes tienen obesidad o antecedentes familiares de esta condición, que también se presenta en pacientes sanos. Para detectar la presencia de estos cálculos, todas las personas a partir de los 40 años debieran realizarse una ecografía abdominal, ya que muchos pacientes no presentan síntomas, siendo la primera manifestación de esta enfermedad una pancreatitis aguda biliar o incluso un cáncer de vesícula, algunas de las complicaciones más graves que puede provocar la colelitiasis. La señal más común es el dolor o molestia abdominal en la parte superior derecha del abdomen, que se presenta entre dos y tres horas luego de haber comido, en ocasiones asociada a náuseas y vómitos. Diagnóstico: El examen de detección más frecuente es la ecografía abdominal. En ella el especialista podrá identificar cálculos dentro de la vesícula biliar. Tratamiento: La colelitiasis es la principal responsable del cáncer vesicular, por lo que el tratamiento indicado es la colecistectomía, cirugía en la que se extirpa completamente la vesícula biliar. La intervención se realiza bajo anestesia general, a través de la técnica laparoscópica, por medio de pequeñas incisiones en la pared abdominal. Clínica Santa María cuenta con un equipo de cirujanos generales y cirujanos digestivos altamente entrenados en el manejo de la colelitiasis y dispone de tecnología de última generación para tratar esta patología. Con la colaboración de: Dr. Claudio Navarrete, médico jefe de Cirugía.

Cálculos en la vesícula biliar

Alteraciones ginecológicas y mujer

Clinica Santa Maria Toda nuestra clínica en tus manos Palabras + buscadas Vacunatorio Ecografía Maternidad Obesidad Dentista Exámenes + buscados Proctólogo Exámenes Várices Seguro Test de esfuerzo Sugerencias Convenio Escolar Seguro Salud Total Cardiología Scanner Somatom Force Cirugía Bariátrica Empresas Docencia e Investigación Paciente Internacional / International Patients La Clínica Centro Médico La Dehesa Toggle navigation Clinica Santa Maria Menu principal Reserva de horas Exámenes de Laboratorio Especialidades Niños Adolescentes Mujeres Hombres Adultos Mayores Explorar por: Especialidades Programas preventivos Partes del cuerpo Nombre del profesional ¿Necesitas atención? Consultas Reservar una hora Anular una hora Ver información de una consulta Pacientes Aranceles GES, CAEC y Ley de Urgencia Derechos y Deberes de los Pacientes Pagaré y Mandato Exámenes de diagnóstico Laboratorio Radiología e Imágenes Información sobre exámenes Resultados de exámenes Hospitalización Presupuesto Pre Admisión Admisión y Hospitalización Centro de Cirugía Mayor Ambulatoría Pago de cuentas Servicios de Apoyo Banco de Sangre Diálisis Vacunatorio Anestesiología Cirugías y procedimientos Unidades de cuidado Servicio de Urgencia Medicina Preventiva Infórmate Pacientes Educación al paciente Noticias Newsletter mensual Buscar recién nacidos Visitas a pacientes Charlas y talleres Calculadoras de salud Elígenos Medicina de vanguardia Especialidades destacadas Indicadores clínicos Acreditaciones Reporte de Sustentabilidad Ubicaciones Clínica Santa María Centro Médico La Dehesa Laboratorio / Toma de Muestras Adolescencia Salud Mental Banco de Sangre Vacunatorio Colegio Aula Clínica Santa María Oficina Convenio Escolar Pago de cuentas Convenios y seguros Niño Protegido Seguro Salud Total Convenio Escolar y Accidentes Empresas Docencia e Investigación International / Internacional La Clínica Centro Médico La Dehesa Toda la Clínica Santa María en tus manos Estás en: Home Infórmate Educación al paciente Alteraciones ginecológicas y mujer Educación al paciente Explore Enfermedades ginecológicas Cáncer cervicouterino Depresión post parto Diabetes gestacional Chequeos ginecológicos Infecciones urinarias Infertilidad en la mujer Menopausia Síndrome de ovario poliquístico El aparato genital femenino está conformado por un grupo de órganos cuya función más importante es la fecundación; además controla los cambios necesarios para lograr el embarazo, el parto, la lactancia y todas las intervenciones ligadas a la vida sexual de la mujer. Reúne órganos externos e internos como la vulva y la vagina, el útero, las trompas, los ovarios y las mamas. Para evitar enfermedades que afecten al aparato ginecológico, es fundamental controlarse con su médico periódicamente, respetando los plazos de exámenes y tratamientos. La detección precoz de este tipo de enfermedades, es esencial para prevenir el cáncer u otras dolencias graves. En Chile, alrededor de 800 mujeres mueren cada año por cáncer al cuello del útero. La detección precoz de la enfermedad es lo único que permite revertirla, por lo que es de vital importancia realizarse los exámenes y controles pertinentes. El cáncer cervicouterino es el resultado de una infección viral persistente asociada al virus papiloma humano (HPV). Este virus tiene muchos sub tipos, de los cuales los más frecuentes y que se asocian a este cáncer son el HPV-16 y HPV-18. Causas Este es un virus de transmisión sexual pero no necesariamente coital. Basta con el contacto genital para que la mujer pueda adquirir la infección. Se estima que alrededor de la mitad de las mujeres de nuestra población ha tenido o tendrá el virus papiloma en algún momento de sus vidas. Sin embargo, de todas las que se infectan, la gran mayoría lo hace de forma transitoria, ya que los mecanismos de defensa de su cuerpo se encargan de eliminarlo. Aunque sean un porcentaje muy menor, las que realmente importan son las mujeres que poseen una infección persistente, es decir, que son incapaces de eliminar el virus. Ellas son las que finalmente pueden desarrollar lesiones pre cancerosas en el cuello del útero y finalmente un cáncer invasor. Síntomas El cáncer cervicouterino en sus etapas iniciales es asintomático. Tratamiento Cuando el ginecólogo nota que el resultado del papanicolau está alterado, deriva a la paciente a un médico ginecólogo-oncólogo, quien a través de una colposcopia (mirar el cuello del útero con lentes de aumento) y la eventual toma de una biopsia, diagnosticará si se trata de una enfermedad pre invasora o invasora. En la etapa de pre cáncer o neoplasia intrapitelial (desarrollo de un tejido anormal en la superficie del cuello uterino) los tratamientos son bastante conservadores y no afectan la fertilidad de la mujer ni generan gran impacto en su calidad de vida. Habitualmente son tratamientos cuyo objetivo es destruir la zona del cuello del útero afectada por la enfermedad. Esto se logra a través de criocirugía (destrucción por congelamiento), láser o la resección (extirpación) de parte del cuello del útero. En caso de que la paciente posea un cáncer invasor o ramificado a otros órganos, los tratamientos son diferentes y hay menos posibilidades de recuperación. Se requiere de procedimientos radicales, grandes cirugías oncológicas con extirpación completa del útero, radioterapia y quimioterapia. Prevención Existen dos formas de prevenir la infección por VPH (Virus Papiloma Humano). La primera es que la mujer sea responsable en su sexualidad. La abstinencia sexual y la pareja única y estable evitan el contagio. Cualquier grado de infidelidad conyugal por parte de alguno de los miembros de la pareja expone a la mujer a contraer el virus, ya que el hombre puede adquirirlo de otra mujer y contagiarlo. Esta infección no es prevenible con preservativos. En segundo lugar, está disponible una vacuna, sin embargo, sirve únicamente para las mujeres que no han iniciado su vida sexual y nunca han estado expuestas a contagio. Su mayor recomendación hoy en día, es a las mujeres en edad puberal. La vacuna no sirve para todos los tipos de virus papiloma, sino sólo para los más frecuentes. Por lo tanto aún vacunada, la mujer no queda exenta de contraer el virus. El papanicolau es la forma de prevención secundaria más importante. Todas las mujeres entre los 25 y 64 años debieran hacerse al menos uno de estos exámenes cada tres años, ya que esta enfermedad es asintomática y sólo se llega a ella a través de estos controles de rutina. El 15% de la población femenina que ha sido madre ha desarrollado una depresión post parto. La gravedad de esta patología no radica sólo en el sufrimiento de la mujer, sino en la incidencia que tiene para el desarrollo cognitivo y emocional de la guagua. Si bien este cuadro depresivo tiene prácticamente las mismas características y síntomas que una depresión común, corresponde a un periodo de la vida de la mujer muy particular. Los cuadros depresivos en general abarcan aproximadamente a un 8% de la población y son hasta tres veces más frecuentes en las mujeres. El que ellas sean más propensas y de depresiones más prolongadas, tiene que ver con los cambios hormonales a los que está sometido su organismo durante todo el ciclo reproductivo, es decir, desde el momento de la pubertad hasta la menopausia. Así, las bajas de ánimo en las mujeres tienden a aparecer durante el periodo premenstrual, aumentando un poco durante el embarazo y bastante más en el post parto. ¿Qué mujeres desarrollan este tipo de depresión? Si bien todas las mujeres comparten la posibilidad de desarrollar una depresión post parto, las posibilidades aumentan según ciertas condiciones. Existe un 20% más de probabilidades en aquellas que han tenido cuadros depresivos previos, un 30% en las que su ánimo decae durante los meses de gestación, ya sea por situaciones emocionales como conflictos de pareja o por situaciones aflictivas en general, y hasta un 50% en las que han sufrido depresión post parto en embarazos anteriores. Incidencias en la guagua Desde el punto de vista evolutivo uno de los elementos que más ha contribuido al desarrollo emocional, social y cerebral del ser humano ha sido la posibilidad de establecer un vínculo prolongado e intenso con su madre. Uno de los problemas más complejos de esta depresión, sobre todo si es prolongada, es el impacto en la relación madre–hijo. El vínculo emocional entre ellos puede resultar profundamente dañado, lo que puede tener consecuencias en el desarrollo neurocognitivo y emocional del pequeño. ¿Cómo identificar el problema? Los síntomas son básicamente los mismos que una depresión común: decaimiento del ánimo por un tiempo prolongado, tristeza, abatimiento, desgano, apatía, desinterés, ansiedad, irritabilidad e incapacidad para experimentar placer por cosas simples y cotidianas. En la depresión post parto se suma la sensación de incapacidad o de rechazo para cuidar del hijo, un agudo sentimiento de culpa asociado a esta dificultad, además de insomnio y una profunda angustia con opresión torácica y abdominal, a veces acompañada de gran inquietud. También pueden presentarse molestias digestivas, dolores musculares, pérdida de atención y memoria e ideas pesimistas o incluso de muerte. Como en todas las depresiones, hay distintos niveles de intensidad: Hay situaciones que son suaves y que se denominan disforia: son estados leves que duran pocas semanas, cuya sintomatología son el decaimiento y una cierta tendencia a la tristeza y al llanto. Sin embargo, son percibidos por la mujer como una situación emocional natural luego de la experiencia del parto. Las situaciones más graves revelan actitudes melancólicas con ideas y actos suicidas. Algo menos frecuente, pero que también puede llegar a ocurrir, es que la mujer sufra una psicosis post parto con alucinaciones y delirios persecutorios, de culpa, de ataque e ideas homicidas respecto a la guagua. Tratamiento Cuando la depresión es leve, las prácticas terapéuticas son más bien simples. Resulta útil el desarrollo de actividad física como hacer gimnasia y caminatas, pero al mismo tiempo es importante tener una mayor cantidad de horas de reposo. Otra forma de combatir el problema es a través de fármacos, pero siempre bajo la supervisión de un especialista. El tratamiento farmacológico en general va acompañado de psicoterapia. El cambio en el estilo de vida de nuestra sociedad ha llevado a que más mujeres presenten sobrepeso cuando están esperando guagua. Esto, junto con otros factores, ha derivado en que aproximadamente el 10% de las chilenas embarazadas sufran de diabetes gestacional. Durante el embarazo, muchas mamás dan rienda suelta a sus antojos. Pero ojo, porque los chocolates, pasteles, dulces, entre otros, además de sumarle unos kilitos extra, pueden hacer que se desarrolle una diabetes gestacional. Esta condición se define como la intolerancia a los hidratos de carbono que se desencadena durante el embarazo. Se trata de un grado leve de diabetes del adulto, que generalmente aparece en el segundo trimestre de gestación, es decir, entre las 24 y 28 semanas. Causas Son varias las causas que inciden en su desarrollo: Durante este periodo, el cuerpo femenino produce hormonas que aumentan la resistencia al trabajo de la insulina. Antecedentes familiares de diabetes, el sobrepeso u obesidad son otros factores de riesgo. Por último, la raza latina también es un factor de riesgo, lo que hace que las chilenas sean más propensas a tener diabetes gestacional. Síntomas Hay mujeres que son asintomáticas, por lo que pueden pasar todo el embarazo sin ser diagnosticadas. Por ello, el Ministerio de Salud establece como norma general, que a todas las embarazadas del país se les realice un examen de tolerancia a la glucosa, entre las 24 y 28 semanas de gestación. Este test consiste en medir el nivel de azúcar en la sangre (glicemia) dos horas después de sobrecargar el organismo con 75 gramos de glucosa. Si el resultado es sobre 140 mg/dl, estamos en presencia de diabetes gestacional. Riesgos Este tipo de diabetes no trae consecuencias graves para la madre o para la guagua, ya que se produce en la segunda mitad del embarazo. Sin embargo, si no se controla adecuadamente, aumentan las posibilidades de que la paciente desarrolle una diabetes 15 o 20 años después. En el caso de que la madre no presente esta enfermedad a lo largo de su vida, es poco probable que se gatille en el hijo. Son muchas las enfermedades que se pueden curar si son pesquisadas precozmente. Por ello, es de vital importancia realizar los chequeos médicos correspondientes, según edad y factores de riesgo de la mujer. La primera visita al Ginecólogo puede causar ansiedad y pudor. Sin embargo, hay que tener claro que cuando una mujer decide iniciar su vida sexual debe acudir a un especialista, para evitar posibles problemas en el sistema reproductor. A continuación, le entregamos una guía con los exámenes ginecológicos de rutina necesarios para toda mujer: Control ginecológico: Toda mujer en edad fértil o con alteraciones menstruales debe realizarse un control ginecológico al año. Esto debe persistir después de la menopausia, pues la patología oncológica más grave se da en esta etapa. En este control se deben evaluar factores de riesgo, la historia menstrual de la paciente, su vida sexual en términos de edad de inicio y cantidad de parejas. Mamografía: Sirve para prevenir el cáncer de mamas y debe realizarse anualmente a partir de los 35 años. Una mujer con antecedentes familiares de cáncer mamario debe someterse a un control más riguroso, que implica una revisión precoz. Ecografía transvaginal: Este examen se hace con el objeto de evaluar específicamente los genitales intraabdominales. No es de rutina, su periodicidad va a depender de los síntomas o hallazgos. Papanicolau: Está orientado a detectar de manera precoz lesiones precancerosas en el cuello del útero. Se recomienda realizarse este examen cada tres años. Cuando existen factores de riesgo asociados, es aconsejable realizar el control anualmente. Densitometría ósea: Es recomendable para evaluar el estado de los huesos de aquellas mujeres que están en su menopausia. Si los resultados son normales, se recomienda repetirlo cada dos o tres años. En esta etapa, también es necesario realizarse exámenes generales destinados a la pesquisa de alteraciones del colesterol. Controles de embarazo: Durante esta etapa, se sugiere vigilar que el embarazo siga su curso normal, con el fin de que complicaciones como el parto prematuro, el síndrome hipertensivo del embarazo, el retardo del crecimiento intrauterino y las infecciones puedan ser detectadas oportunamente. Se calcula que el 20% de las mujeres sufrirá al menos un episodio de infección urinaria en su vida. Lo más importante para tratarlas, es la consulta con un especialista ante la primera molestia. La anatomía femenina hace que las mujeres sean mucho más propensas a contraer estas infecciones que los hombres, ya que la uretra (conducto por el que sale la orina) está a pocos centímetros del ano, facilitándose el paso de bacterias hacia el aparato urinario. Desde ahí pueden llegar a la vejiga y contaminarla, lo que deriva en infecciones o cistitis. De no ser tratada, puede producirse una pielonefritis, enfermedad renal menos frecuente que en casos graves puede convertirse en una septicemia, que implica riesgo vital. Existen periodos específicos en la vida, en los que las mujeres sufrirán de infecciones: Infancia: tiene directa relación con los hábitos higiénicos. Inicio de la vida sexual activa: se produce por colonización o adquisición de gérmenes durante la relación sexual. Menopausia: determinado por cambios hormonales, que implican modificaciones en el pH de la zona genital. Tercera edad: se acentúan los cambios hormonales y se suman patologías propias de la edad como la incontinencia y el prolapso. Síntomas Dolor, especialmente en la zona baja del abdomen. Polaquiuria (orinar seguido y en poca cantidad). Incapacidad de aguantar el deseo de ir al baño. Sensación de no haber vaciado la vejiga. Ardor al orinar. En algunos casos puede haber sangramiento. Cuando los riñones están comprometidos, se produce dolor en la espalda y fiebre. Tratamiento Ante cualquiera de los síntomas antes mencionados, se debe consultar con un Urólogo, quien realizará un análisis y cultivo de orina para determinar la presencia y tipo de bacteria. La duración del tratamiento dependerá del tipo de infección y de la importancia de la misma: si es una cistitis, se puede tratar con antibióticos orales durante dos o tres días, aunque la desaparición de los síntomas puede tardar varios más. Consejos para reducir el riesgo de una infección No retrasar la micción cuando tenga ganas de orinar. Orinar tranquilo y sin apuro hasta vaciar completamente la vejiga. Beber abundante líquido diariamente. Orinar antes y después de tener relaciones. Mantener un pH estable en la piel, evitar el cambio continuo de jabones y geles de baño. Realizar el aseo genital en forma adecuada. Hacer las necesidades todos los días, preferentemente en la mañana antes de la ducha. La mayoría de las mujeres sueñan con ser madres algún día. Lo que muchas no saben es que su gran anhelo puede verse interrumpido por varias causas, entre las que se cuentan los trastornos alimenticios. La anorexia y la obesidad están estrechamente relacionadas con la infertilidad en la mujer, ya que son dos hechos que alteran la ovulación. Hay múltiples circunstancias físicas, emocionales y ambientales que pueden alterar la ciclicidad ovárica, la ovulación y la capacidad fértil de la mujer. Por ejemplo, el estrés laboral, emocional y físico, irse de viaje o dar exámenes académicos pueden traer consecuencias al momento de querer tener hijos. Anorexia La anorexia afecta aproximadamente al 1 o 2% de la población, incluyendo a adolescentes y mujeres adultas. Este mal conlleva una pérdida significativa de masa corporal, muscular y tejido graso. Es un trastorno de origen psiquiátrico, complejo, multifactorial y que requiere un manejo multidisciplinario. Pero, ¿cómo puede esto afectar la capacidad de tener hijos? En la fertilidad femenina, la pérdida de peso de cualquier naturaleza se ve asociada con la liberación inadecuada de la hormona hipotálamo-hipofisiaria, que disminuye la estimulación sobre el ovario para la producción de estradiol y progesterona. La falta de ovulación tiene una serie de consecuencias biológicas, que se traducen en dificultad para lograr un embarazo. Obesidad Por su parte, la obesidad también se relaciona directamente con la disminución en la capacidad reproductiva, ya que al igual que en el caso de anorexia, se produce una secreción inadecuada de la hormona hipotálamo-hipofisiaria, lo que causa serias dificultades para quedar embarazada. ¿Qué se debe hacer? Lo primero es la evaluación metabólica, nutricional, hormonal y conductual. El enfoque terapéutico se basa en bajar de peso y normalizar los distintos trastornos metabólicos, junto con un apoyo sicológico permanente. Además, la recuperación de la ovulación y de la fertilidad pasa por el uso de diferentes fármacos orales e inyectables destinados a estimular o reforzar los mecanismos endógenos que desencadenan estos procesos. Menopausia es la expresión que se utiliza para designar la fecha de la última menstruación en la vida de la mujer (entre los 45 y 52 años). Ésta se produce a raíz del envejecimiento del ovario, el cual progresivamente pierde la capacidad de producir hormonas (estrógeno y progesterona) y la de ovulación, eliminando la posibilidad de embarazo y reduciendo la frecuencia de las menstruaciones hasta que finalmente se detienen. Así, la menopausia se define como la ausencia de sangrado por un periodo superior a un año. Al principio, las reglas comienzan a ser muy irregulares y cada vez más espaciadas, siendo normal que lleguen cada dos o tres meses, lo cual puede durar un par de años antes de que llegue la menopausia. Los cambios que conducen al cese de la función menstrual y al reajuste metabólico duran alrededor de cinco a siete años. A ese periodo se le denomina climaterio y es la etapa en que ocurre toda la sintomatología. Síntomas Los síntomas que acompañan a este proceso son bastante variados. Hay mujeres que los pueden sentir antes, como otras pueden tener sus primeros síntomas tres años después de ocurrida la menopausia, o bien no tener síntomas de ningún tipo, excepto la ausencia de sangrado. Bochornos o sofocos Corresponden a un repentino aumento en la temperatura corporal. Producen una molesta sensación de calor y transpiración desde la base de los hombros hasta el cuero cabelludo pasando por el rostro y pueden ocurrir de una o dos veces al día hasta seis o más veces. Cuando suceden durante la noche, el sueño tiende a volverse superficial e intermitente, generando alteraciones del genio y estado de ánimo en la mujer. Estos sofocos duran, en promedio, entre dos a tres años y a un grupo menor de mujeres puede durarle hasta cinco. Jaquecas Dolores articulares y sequedad vaginal. Esta última puede causar molestias y dolores al momento de tener relaciones sexuales, lo cual puede influir negativamente en la relación de pareja, por lo que es recomendable incluir a los maridos en el tratamiento para que puedan comprender el proceso por el cual se está pasando. Tratamiento Consiste básicamente en la ingesta de hormonas, las cuales pueden ser orales en forma de comprimidos o como parches o cremas gel a través de la piel. El otorgar o no tratamiento durante el periodo del climaterio depende fundamentalmente de la calidad de vida de la mujer. Los riesgos que conlleva el tratamiento son principalmente la posibilidad de una trombosis (coágulo en alguna vena) o infarto al corazón y el aumento de riesgo de un cáncer de mama. Por esto es importante determinar quiénes pueden recibir tratamiento de hormonas y quiénes no. Para pasar por esta etapa de una manera más llevadera, lo que la mujer debiera hacer, a partir de los 40 años, es replantearse sus hábitos de vida. Comer menos y más sano, acompañar la dieta con ejercicios, como caminatas forzadas de 40 minutos, no fumar e injerir lo justo y necesario de alcohol. Si se logran esos hábitos y se llega saludable a este periodo de la vida, puede que la sintomatología sea menor y no sea necesario requerir de tratamientos hormonales. Para que el organismo de la mujer funcione adecuadamente en términos de ovulación, embarazo o menstruación periódica regular, es fundamental que una serie de componentes, tanto del sistema reproductor como del eje endocrino, trabajen de manera armónica. Si esto no ocurre comienzan a producirse algunos trastornos, entre ellos, el síndrome de ovario poliquístico. Esta enfermedad corresponde a un trastorno en la interrelación hormonal de la mujer producto de una alteración funcional en el ovario, en que el problema radica en un ovario, cuya producción de hormonas está alterada y pierde la capacidad de ovular. Es un trastorno bastante frecuente que afecta principalmente a mujeres jóvenes, sin embargo, no existen estadísticas, ya que muchas mujeres lo padecen sin notarlo o no lo descubren hasta que presentan problemas de fertilidad. Síntomas La mujer de ovario poliquístico es aquella que vive frecuentemente con atrasos en su regla o, en su forma más severa, padece ausencia de menstruación. Esto también produce que la paciente no logre embarazarse tempranamente, por lo que la infertilidad es otro de los motivos recurrentes de consulta. Otros índices para su identificación son la tendencia al cutis graso, el acné, subir considerablemente de peso, tener vellos en forma exagerada o en zonas poco frecuentes o la aparición de pequeños quistes en el ovario, identificables ecográficamente. Todo esto relacionado también a un problema de prolactina que produce secreción de los pezones. Causa La causa del trastorno es desconocida y por lo tanto no existe manera de prevenirla o atacarla directamente, sólo puede diagnosticarse a través de los antes síntomas mencionados, ecografías o exámenes de sangre, para así determinar un tratamiento apropiado para la paciente. Tratamiento Como no se conoce el origen de la enfermedad, no existe un medicamento que ataque el problema del mal funcionamiento del ovario. Por lo tanto, lo que el médico hace es tratar los trastornos que este mal funcionamiento produce. El tratamiento más común es la receta de pastillas anticonceptivas, las cuales neutralizan y bloquean el ovario y, en general, en la medida que el problema se trate hay muy buena respuesta en términos de la evolución de los trastornos. Sin embargo, ese no es el motivo primordial por el que se debe acudir al médico. El síndrome de ovario poliquístico es una enfermedad que avanza progresivamente y va agravándose si no es detenida a tiempo. Eventualmente puede elevar la insulina, lo cual hace que la mujer suba de peso, y mientras mayor sobrepeso, más alteraciones de insulina desarrolla, formando un círculo vicioso que podría conducirla a padecer una diabetes. Por esto es fundamental que la mujer esté atenta y si percibe alguno de los síntomas en forma exagerada o anormal, consulte a un Ginecólogo o Endocrinólogo, ambos especialistas en el tema, en último caso para descartar la enfermedad. Youtube Facebook Twitter Buscar Llámanos +56 2 2913 0000 Las 24 horas del día, los 365 días del año. Ubicaciones Clínica Santa María Av. Santa María 0500, Providencia. Centro Médico La Dehesa Av. La Dehesa 1445, Lo Barnechea. Urgencia Escolar Av. Santa María 0500, Providencia. Abierto de 8:00 a 22:30 horas. Urgencia General Av. Bellavista 0415, Providencia. Abierto 24 horas. Laboratorio Santa María Av. Santa María 0810, Providencia. Lunes a viernes de 8:00 a 16:00 horas. Sábado de 8:00 a 13:00 horas. ¿Necesitas ayuda? Contáctanos Respondemos tus inquietudes Sugerencias y reclamos Ayúdanos a mejorar nuestra atención Trabaja con nosotros Mapa del sitio Acceso proveedores Acceso para médicos Modelo de Prevención de Delitos - Canal de denuncias Términos y Condiciones © 2018 Clínica Santa María aparato, genital, femenino, organo, fecundacion, embarazo, parto, lactancia, vida, sexual, mujer, vulva, vagina, utero, trompas, ovarios y mamas, enfermedades, ginecológico, control, medico, examenes, tratamientos, detección, precoz, prevenir, prevencion, cancer, órgano, fecundación, útero, ginecologico, médico, exámenes, deteccion, prevención, cáncer, clínica, clinica, santa, maría, maria, educación, educacion, paciente Para evitar enfermedades que afecten al aparato ginecológico, es fundamental controlarse con su médico periódicamente. Hazlo en Clínica Santa María.

Alteraciones ginecológicas y mujer

Cálculos en la vesícula biliar

Se trata de depósitos sólidos que se forman dentro de la vesícula biliar, debido a un desequilibrio en los componentes de la bilis. En Chile existe una alta prevalencia de colelitiasis. Las personas con mayores factores de riesgo son mujeres, mayores de 40 años, obesos y personas con antecedentes familiares de esta condición, sin embargo, también se presenta en pacientes sanos. ¿Cuándo consultar? Todas las personas mayores de 40 años debieran realizarse una ecografía abdominal, ya que muchos pacientes no presentan síntomas de cálculos biliares, siendo la primera manifestación de esta condición una pancreatitis aguda biliar o incluso un cáncer de vesícula, algunas de las complicaciones más graves que puede traer la colelitiasis. La señal más común en pacientes sintomáticos es el dolor o molestia abdominal en la parte superior derecha del abdomen, que se presenta entre dos y tres horas luego de haber comido, en ocasiones asociada a náuseas y vómitos. En este caso se debe agendar hora inmediatamente con un especialista o acudir al servicio de urgencia. Diagnóstico El examen de detección más frecuente es la ecografía abdominal. En ella el especialista podrá identificar cálculos dentro de la vesícula biliar, cuyo tamaño varía de muy pequeños a grandes, pudiendo llegar a ser similares a la dimensión de una nuez. Tratamiento La colelitiasis es la principal responsable del cáncer vesicular, por lo que el tratamiento indicado es la colecistectomía, cirugía en la que se extirpa completamente la vesícula biliar. La intervención se realiza bajo anestesia general a través de técnica laparoscópica, por medio de pequeñas incisiones en la pared abdominal. La operación dura aproximadamente una hora y el alta del paciente puede ser durante esa misma jornada o al día siguiente, dependiendo de su evolución. Equipo Médico Los cirujanos generales y cirujanos digestivos de Clínica Santa María cuentan con las competencias necesarias y tienen a su disposición tecnología de última generación para resolver esta patología.

Cálculos en la vesícula biliar