Diabetología

Unidad de Diabetes

Jun 15, 2017, 18:39 PM
Url:
Display Like Image:
No
Featured item:
No
Mejorando tu calidad de vida
Categories:
  • Diabetología

CSM__0036_banner-diabetes

Leave a comment

Sobre la Unidad

La Unidad de Diabetes de Clínica Santa María tiene como objetivo educar y ofrecer una atención oportuna e integral que permita disminuir las complicaciones de esta enfermedad. Para ello, cuenta con un equipo de médicos internistas experto y comprometido con cada paciente.

La diabetes es una enfermedad multisistémica, caracterizada por aumento de azúcar en la sangre (glicemia). Con un compromiso transversal de los organismos que afecta, del punto de vista etiopatogénico también es multifactorial. Tiene una línea genética que puede trasmitir esta enfermedad  más fácilmente entre familiares, afectando a todas las edades y condiciones sociales. Así se puede ver diabetes tipo 1 en niños y jóvenes, diabetes tipo 2 en adultos y diabetes gestacional en embarazadas. Otros grupos adquieren la enfermedad de forma secundaria a pancreatitis o tratamientos con corticoides que pueden desencadenar un aumento importante de azúcar (glicemia).

Esta enfermedad se caracteriza por presentar complicaciones agudas o crónicas. Dentro de las primeras está la hipoglicemia (baja de azúcar) o los llamados comas diabéticos con aumento importante de azúcar en la sangre y que pueden presentarse como cetoacidosis grave o coma  hiperosmolar.

Dentro de las complicaciones crónicas se destaca las que comprometen grandes vasos o macroangiopatías y que afectan cerebro, corazón y vasos de la circulación periférica. También se encuentran las complicaciones de pequeños vasos  o microangiopatías, que afectan la vista por enfermedad de la retina, el riñón o los nervios de conducción periférica.

Todo esto es posible de prevenir a través de un staff de profesionales médicos, enfermeras, nutricionistas, psicólogas, psiquiatras y kinesiólogos que permitan acoger al paciente con diabetes  y a su familia, para solucionar o prevenir las complicaciones que pueden afectar a su condición de bienestar personal. Esto es lo que pretendemos en nuestra unidad, apoyados en un programa de educación continua en donde todos los profesionales del grupo participan, coordinados por una enfermera universitaria.

JAIME    DIAZ CORVALAN

“Nuestra misión es acoger a las personas con diabetes, entenderlos y ayudarles a solucionar  sus problemas, a través de un equipo multiprofesional que se preocupa  en forma importante de  la educación y con quienes se desarrolla un programa de prevención de sus complicaciones crónicas, para brindarles una mejor calidad de vida”.

Dr. Jaime Díaz, médico coordinador.

¿Qué es la diabetes?Que-es-la-diabetes

La Diabetes es una enfermedad crónica y frecuente que consiste en una elevación persistente de la concentración de glucosa o glicemia en la sangre (sobre valores de 126 miligramos por decilitros en ayuna).

Existen distintos tipos:

  • Diabetes tipo 1.
  • Diabetes tipo 2.
  • Diabetes gestacional.
  • Otro tipo de diabetes (MODY).


Cuadro diagnóstico

  Normal  Prediabetes  Diabetes 
Glicemia de ayunas  ≤ 99  100-125  ≥ 126 
Glicemia 2 horas post 75g de glucosa  ≥ 139  140-199  ≥ 200 
Hemoglobina glicosilada A1c  ≤ 5,9%  6-6,4%  ≥ 6,5% 

Tipos de diabetes

Tipo I

Habitualmente esta patología compromete a gente joven, de hecho, el 80% de los pacientes son diagnosticados antes de los 20 años. Es una enfermedad auto inmunitaria en la cual la persona deja de producir insulina y, por lo tanto, no puede controlar la elevación de glucosa.

Si no hay cuidados el individuo tendrá riesgo de una complicación como un coma diabético, que es la expresión de la falta de insulina en la sangre que hace que se movilicen grasas, lo que genera cetonas que se acumulan en la sangre y eso produce una baja del pH sanguíneo que puede producir compromiso en la vida de la persona.

Factores de riesgo

Tener un familiar cercano con diabetes tipo 1, por ejemplo, un gemelo, hermano, padre o madre. Sin embargo, la genética no juega un rol tan importante como en el caso de la diabetes tipo 2.

Síntomas

Éstos se presentan bruscamente y pueden ser mucha sed, orinar frecuentemente, baja de peso, dolor abdominal (que se puede confundir con apendicitis), náuseas y vómitos.

Tratamiento

Como el problema es que se deja de producir insulina, el tratamiento consiste en proporcionarla desde el primer día en que se diagnostica la enfermedad. Además, se enseña a medir la glicemia (para así aplicar la cantidad de insulina necesaria en cada comida), a inyectarse esta insulina y a ser consciente de cuáles son las complicaciones producto del tratamiento (como podría ser una hipoglicemia). También es necesario que el "debutante" sepa cómo será su día a día, cómo debe comer, etc. Lo que se requiere para un buen tratamiento es educación de la enfermedad.

Examen a realizar

Una glicemia en ayuno.

Tipo II

Hasta hace algún tiempo atrás, este tipo de diabetes era propia de los adultos. Sin embargo, con el incremento de la obesidad infantil y juvenil, estamos viendo un desplazamiento de la curva hacia edades más jóvenes.

La diabetes tipo 2 ha tenido un crecimiento explosivo en el mundo por varias razones, entre ellas, la mayor esperanza de vida y el aumento de la obesidad. Las cifras son irrefutables. Por ejemplo, la población china ha aumentado los casos de esta enfermedad de un 1% a un 5% en un lapso de 20 años. Este mismo fenómeno lo tenemos en Latinoamérica y en Norteamérica.

En esta enfermedad, que se ha transformado en una verdadera epidemia mundial, coexisten dos fenómenos: Hay una menor producción de insulina por las células Beta del páncreas (productoras de insulina) y segundo, hay una resistencia a la acción de esta insulina en los tejidos periféricos. Estos dos hechos combinados hacen que un sujeto genéticamente predispuesto exprese la diabetes tipo 2.

Factores de riesgo

Si se tiene un padre o una madre diabética, hay un gran riesgo de padecer esta enfermedad. También influyen otros factores como la edad -mientras más avanzada mayor es el riesgo-, la obesidad -80% de los diabéticos al momento del diagnóstico son obesos- y el sedentarismo, que también juega un rol importante.

Síntomas

Pueden presentarse o no síntomas. Es más, éstos pueden pasar desapercibidos. Como la sintomatología no se presenta necesariamente en forma brusca, el individuo se puede adaptar a la sed, a orinar frecuentemente y a su baja de peso. Otras señales que podrían aparecer, y tampoco ser advertidas por el enfermo, son el compromiso del estado general, somnolencia, picazón, inflamación del glande (o pene balanitis) en los hombres e inflamación de la vagina (vulvovaginitis) en las mujeres.

El 50% de la gente diabética tipo 2 reconoce los síntomas y consultan por ellos, pero lamentablemente el resto consulta por las complicaciones de la enfermedad muchos años después de haber aparecido. A esas alturas, ya presentan complicaciones tales como retinopatía diabética (problemas a la vista), falla renal grave, herida en un pie que puede llevar a una amputación, infarto, entre otras.

Tratamiento

El tratamiento se basa en la educación del paciente. Él debe saber de qué se trata la enfermedad, cuáles son las complicaciones y riesgos, y tiene que aprender una serie de buenos hábitos como mantener una alimentación saludable y peso adecuado, realizar actividad física con regularidad, evitar fumar y beber con moderación. También está el tratamiento farmacológico oral que tiene múltiples posibilidades de distintos costos y eficacias y el tratamiento con insulina (diferentes tipos), la que puede llegar a ser usada durante el transcurso de la enfermedad en algunos pacientes. Finalmente, todos los diabéticos tipo 2 tendrán que aplicarse insulina.

Chequeos

En primer lugar, si tienes familiares directos con diabetes en tu familia, debería existir educación con respecto a la enfermedad. Adicionalmente, es necesario que las personas con alto riesgo genético se realicen una glicemia a partir de los 20 cada cinco años, y a partir de los 40 de forma anual.

Examen a realizar

Una glicemia en ayuno.

Gestacional

La diabetes gestacional se define como la intolerancia a la glucosa que se inicia o es reconocida por primera vez durante el embarazo.

Se estima que entre un 3 y 5% de las mujeres embarazadas padecen de diabetes gestacional. Esta frecuencia aumenta si se consideran a mujeres con factores de riesgo diabético.

Para identificar a aquellas mamás con esta patología, es necesario realizar una prueba de tolerancia a la glucosa entre las semanas 20 y 28 del embarazo. Se busca activamente cuando hay factores de riesgo como: la mujer tiene más de 40 años, es obesa o ha subido de peso con el embarazo y tiene antecedentes familiares. Al ser esta enfermedad asintomática, una mujer puede pasar todo su embarazo sin ser diagnosticada y ahí radica la importancia de realizar este examen.

¿Cómo cuidarse?

Si no se controla adecuadamente, aumentan las posibilidades de que la paciente desarrolle una diabetes posterior al embarazo. La mujer con esta condición si no modifica su estilo de vida por uno con alimentación saludable y actividad física, va a tener mayor riesgo de ser diabética en el futuro. Además, el recién nacido también va a tener más riesgo de serlo. En el caso de las complicaciones fetales, la más habitual es la macrosomía fetal, es decir, guaguas excesivamente grandes. También puede desarrollar una hipoglicemia (baja de glucosa en la sangre) al nacer. Después del parto, la diabetes gestacional en la madre desaparece, pero queda con este antecedente para futuros embarazos.

Tratamiento

Este tipo de diabetes se trata controlando la alimentación con un régimen estricto, limitado en hidratos de carbono, lípidos y proteínas. Si con la dieta la paciente sigue presentando glicemias elevadas (alta concentración de glucosa en la sangre), hay que agregar insulina al tratamiento. Se utiliza durante el periodo restante de embarazo, pero después del parto lo más probable es que la persona no requiera más de ella.

Prevenir es la mejor opción

Mantener un aumento de peso dentro de rangos aceptables (un kilo por mes de gestación), realizar actividad física moderada y adecuada para el embarazo evitando el sedentarismo, son las recomendaciones para evitar desarrollar una diabetes gestacional. 
 

Prediabetesprediabetes

Existen algunas patologías que pueden ser la antesala de una futura Diabetes, como lo es el caso de la Resistencia a la Insulina y el Síndrome Metabólico.

Resistencia a la insulina

La resistencia a la insulina, también conocida como hiperinsulinemia, es una deficiencia metabólica genéticamente determinada en que el cuerpo no puede utilizar la insulina de forma eficiente.

En el metabolismo de una persona normal, las concentraciones elevadas de glucosa estimulan al páncreas para que libere una hormona denominada insulina. A su vez, las células efectoras del cuerpo ubicadas en el hígado, músculo y tejido adiposo poseen receptores que al unirse con su insulina, permiten el ingreso de glucosa a la célula y, por consiguiente, la producción de energía.

En una persona que tiene dicho síndrome, esta hormona no es capaz de contactar adecuadamente al receptor. Esto genera un círculo vicioso en donde el páncreas sigue emitiendo cada vez más insulina, la que después de un largo tiempo se agota pudiendo ocasionar Diabetes Mellitus.

Este cuadro también es el causante de otras enfermedades como hipertensión, dislipidemias o aumento de colesterol, hígado graso -componente importante del síndrome metabólico-, hiperuricemia -aumento del ácido úrico que puede llevar a cuadros articulares de gota-, ovarios poliquísticos y aumento de la actividad protrombótica. Una persona con Resistencia a la Insulina tiene más probabilidades de tener obesidad y sufrir hipertensión y colesterol alto, lo que es un riesgo para el corazón.

La hiperinsulinemia está presente en un 30% de la población mundial, es decir, un quinto de las personas supuestamente sanas padece esta afección y la gran mayoría no lo sabe. Hay muchos que tienen alguna de las enfermedades anteriormente descritas y se las tratan sin saber que su causa es este problema con la insulina. Por eso, quienes tengan familiares con este cuadro o que nunca se hayan realizado exámenes para conocer los niveles de azúcar presentes en la sangre, se les recomienda consultar a un especialista, de preferencia un endocrinólogo o diabetólogo.

Diagnóstico

No existen síntomas que puedan señalar la presencia de este Síndrome. Para poder diagnosticarlo es necesario realizar una prueba de tolerancia a la glucosa con insulinemia, o curvas de glucosa e insulina para medir los niveles de éstas en la sangre.

También hay algunos signos físicos que pueden ayudar a determinar si una persona tiene resistencia a la insulina, pero que sólo están presentes en la minoría de los casos. Éstos son la acantósis nígrica (marca oscura, como una mancha, alrededor del cuello y en los pliegues del cuerpo como axilas, detrás de las rodillas, etc.) y conocer la medida de la cintura del paciente (el límite en la mujer es de 88 centímetros y en el hombre 102).

Tratamiento

El tratamiento es de orden no farmacológico en primera instancia. Se recomienda realizar dietas hipocalóricas ajustadas a la condición del paciente, de más o menos 20 calorías por kilo de peso, con un bajo aporte de fructosa que se considera marcador de la Insulinorresistencia. A esto se suma la inclusión de ácidos grasos monoinsaturados como aceites de oliva, paltas y aceitunas, y la realización de ejercicio controlado y programado por un profesor de gimnasia y/o Kinesiólogo tres veces a la semana.

En una segunda etapa se podrían incluir fármacos que ayuden a la terapia inicial si se presentan trastornos metabólicos o endocrinólogos. Por lo general, se recomienda realizar programas integrales, como el Programa de Sobrepeso y Obesidad de Clínica Santa María, en que se contempla todo lo anterior más apoyo psicológico, especialmente en pacientes que padecen enfermedades provocadas por la Insulinorresistencia, como Diabetes y Obesidad.

 

Síndrome Metabólico

Se produce cuando una persona presenta un número de enfermedades caracterizadas por desórdenes metabólicos (donde el paciente no logra procesar una enzima u hormona específica, por ejemplo insulina, y las células de su cuerpo no pueden convertir el alimento en la energía que éste necesita). En su conjunto, producen más daño que si se presentaran de forma individual y su compromiso final es el aumento del riesgo cardiovascular y de diabetes.

La obesidad central, dislipidemia (alteraciones en las concentraciones de los lípidos sanguíneos, por ejemplo, colesterol alto), presión arterial elevada, hiperglicemia (exceso de glucosa en la sangre) y los niveles de triglicéridos (grasa) elevados en la sangre, componen el Síndrome Metabólico. Si una persona presenta tres de los factores de riesgo mencionados, se le puede diagnosticar el Síndrome. Y pese a que también inciden factores como la edad y antecedentes familiares, se ha establecido que la mala alimentación y la falta de ejercicio son sus principales causantes.

Este síndrome afecta a hombres y mujeres adultos de forma similar, así como también a niños y adolescentes. En Chile, su prevalencia es del 35,5% en la población.

Síntomas

Comúnmente, los pacientes no presentan síntomas y se sienten saludables.

El diagnóstico se establece a través de un examen clínico, donde se pesquisan manchas oscuras en la piel, a nivel del cuello y pliegues axilares umbilicales-abdominales, además de la evaluación de un examen físico en donde se mide la cintura para establecer la cantidad de grasa abdominal.

Factores de riesgo

  • Genética.
  • Exceso de grasa (sobre todo alrededor de la cintura).
  • Falta de ejercicio.
  • Se relaciona principalmente con la insulinorresistencia, es decir, cuando el cuerpo requiere de más insulina de lo normal para funcionar correctamente y conservar los niveles de glicemia dentro los rangos establecidos. Con ella, se altera la función hepática y el índice de ácidos grasos en la sangre, siendo la base fisiopatológica del síndrome.

Tratamiento

  • Cambiar el estilo de vida con el objetivo de disminuir el riesgo cardiovascular y no padecer de diabetes.
  • Modificar la dieta, disminuyendo la ingesta de grasas saturadas o de origen animal junto con los azúcares, y aumentar el consumo de frutas y verduras.
  • Realizar ejercicio físico, con el objetivo de que el paciente baje de peso y reduzca su índice de masa corporal.
  • También es posible utilizar fármacos para su tratamiento, pero ello dependerá de cada paciente y de qué patologías presente. 

Recuadro

Para diagnosticar el síndrome metabólico se debe considerar:

Obesidad abdominal  
Hombre > 102 cm de cintura 
Mujer > 88 cm de cintura 
Triglicéridos  > o igual a 150 mg/dl 
HDL colesterol   
Hombre  < 40 mg/dl 
Mujer  < 50 mg/dl 
Presión arterial  > o igual a 130/85 mm Hg 
Glicemia en ayunas  > o igual a 100 mg/dl 

Complicaciones agudas

Hiperglicemia 

La hiperglicemia es el exceso de glucosa en la sangre o la elevación de la glicemia en estado de ayunas por sobre los 100 mg/dl, y en estado de post comida (dos horas después) a cifras superiores a 140 mg/dl. Esta medición debe hacerse en ausencia de embarazo, ya que los indicadores se alteran con dicho estado.

Causas

Su causa más frecuente es la diabetes mellitus.

Grupos de riesgo

Obesos, hijos de padres diabéticos, sedentarios, personas mayores o usuarios de algunos medicamentos, como corticoides. 

Consecuencias

La mantención por tiempo prolongado de glicemias elevadas traerá las complicaciones de la Diabetes.

También pueden comprometerse algunas arterias, obstruyéndose por acumulación de placas de colesterol. Si la obstrucción ocurre en las arterias del corazón (coronarias), el resultado será un infarto cardíaco; y si ocurre en las arterias del cerebro, el resultado será un accidente vascular o Hemiplejia. Por último, si ocurre en las arterias de las extremidades inferiores, la consecuencia podría ser una amputación parcial o total.

Síntomas

Los síntomas más comunes son tener mucha sed, orinar frecuentemente y bajar de peso. Estos son dependientes del nivel de glicemia del individuo. También hay cierta sensibilidad individual donde influye la edad, como la pérdida de la sensación de sed que ocurre con el paso de los años. Así, la diabetes descompensada en las personas mayores puede llevarlas a estados severos de deshidratación, llegando incluso a producir un compromiso de conciencia progresivo hasta llegar a un coma diabético. 

Exámenes

Una glicemia en ayuno mayor de 100mg/dl o una post comida mayor de 140 mg/dl permite clasificar a los individuos como portadores de Hiperglicemia de ayunos, intolerantes a la glucosa o como diabéticos. 

Tratamiento

Como es probable que se trate de una persona diabética, lo más importante es educar respecto de su condición (capacitar al individuo para medir su glicemia y entender los resultados). El médico tratante indicará un régimen especial, ejercicio físico y medicamentos. 

 

Hipoglicemia 

Se llama hipoglicemia a la concentración de glucosa en la sangre anormalmente baja. Es decir, menor de 55 mg/dl en ausencia de embarazo, ya que en dicho estado la concentración de glucosa en la sangre es menor. Esta medida se obtiene a partir de una muestra de sangre obtenida de una punción venosa, que puede ser hecha en ayuno o post comida.

Causas

Algunos medicamentos, el alcohol, enfermedades hepáticas y renales o insuficiencia cardíaca grave, pueden ser las causales de esta enfermedad. También se asocia a una falla en la producción de hormonas como cortisol o adrenalina. Más raro son los casos de tumores productores de insulina.

Consecuencias

La glucosa es esencial para el funcionamiento del cuerpo humano, tal como lo es el oxígeno, ya que es la principal fuente de energía. Además, algunos órganos son muy sensibles a su carencia -como el cerebro-, por lo que si no se recibe glucosa en la cantidad adecuada su funcionamiento se ve afectado, provocando confusión, irritabilidad e incluso llegar a una crisis convulsiva, pérdida de conocimiento o coma. 

Síntomas

Se pueden producir dos tipos de síntomas: adrenérgicos y los neuroglucopénicos. Los primeros son consecuencia de la secreción de hormonas contrarreguladoras (se oponen a la acción de la insulina) y que se secretan para poder contrarrestar la Hipoglicemia. Estos pueden ser palpitaciones o taquicardia, sudoración, temblor, fatiga y palidez. Luego, se pueden presentar síntomas causados por el déficit de glucosa en el cerebro (neuroglucopénicos) como irritabilidad, náuseas, confusión y convulsiones, y que en su progreso comprometen el funcionamiento cerebral, pudiendo causar finalmente la muerte.

Grupos de riesgo

Los individuos que usan medicamentos hipoglicemiantes orales o insulina, las personas que consumen alcohol en exceso y finalmente quienes padecen enfermedades cardiacas, renales, hepáticas y ocasionalmente algunos cánceres. 

Exámenes

Glicemia venosa (de laboratorio) menor de 55 mg/dl debiera hacer sospechar esta condición, lo que probablemente dará origen a un estudio más profundo para averiguar la causa del problema. 

Tratamiento

Es necesario que al individuo se le de azúcar o algún similar; si existe compromiso de conciencia lo ideal es suministrar una inyección de glucagon o suero glucosado venoso. Una vez recuperado el paciente, lo más importante es averiguar la causa de la hipoglicemia. 

 

Complicaciones crónicas complicaciones-cronicas

La diabetes puede generar una serie de complicaciones crónicas. Está demostrado que la elevación de glicemia por sobre los valores normales va dañando los diversos tejidos del cuerpo. Es importante informarse de esto, ya que el 50% de los diabéticos no saben que padecen la enfermedad y el diagnóstico de esta patología se hace como resultado de las complicaciones crónicas que se llegan a presentar.

Muchas de estas complicaciones pueden no dar síntomas, hasta que es demasiado tarde.

Complicaciones crónicas más frecuentes:

Retinopatía

Daño a la retina con aparición de manchas pequeñas y hemorragias microscópicas, que pueden ocasionar ceguera.

Nefropatía

Daño al riñón, primero con pérdida de proteínas en la orina y luego con incapacidad progresiva de eliminar toxinas, además de aumento de creatinina, urea y nitrógeno ureico en la sangre, lo que puede derivar a diálisis. 

Neuropatía

Daño de los nervios periféricos, encargados de la transmisión de los impulsos nerviosos y de las sensaciones del tacto, calor, frío, dolor, etc. El compromiso de las fibras nerviosas es responsable de sensaciones alteradas como calambres, hormigueos, sensación de pies y plantas quemadas y/o de frío, dolores nocturnos de piernas (polineuropatía sensitiva de extremidades inferiores, que es la forma más frecuente de presentación). Al estar alterada la capacidad de sentir, pueden aparecer lesiones en los pies, situación conocida como "pie diabético". 

Arteriopatía de arterias carótidas y cerebrales

Se pueden producir accidentes vasculares cerebrales graves, los que pueden generar parálisis de un lado del cuerpo o pequeños infartos del cerebro que van causando trastornos progresivos de memoria.

 

Arteriopatía de las coronarias

Se obstruyen las arterias responsables del flujo al corazón, lo que puede generar un infarto al miocardio. 

Arteriopatía de extremidades inferiores

Disminuye el flujo de sangre a las piernas y al caminar aparece un dolor intenso en las pantorrillas. Esto puede causar gangrena en los pies.

 
 

Monitoreo continuo de glucosa

Este pequeño dispositivo o sensor que se instala en el tejido subcutáneo del paciente diabético, tiene como finalidad identificar patrones de variación de glicemia por sobre o bajo el rango deseado. Con la toma de aproximadamente 288 controles diarios, el IPro™2 recopila y almacena datos (Sistema de Holter) durante tres o cuatro días, en actividades normales del paciente, para luego descargarlos en un programa que genera diversos informes.

Este examen es indicado para las siguientes situaciones:

  • Pacientes propensos a sufrir episodios de Hipoglicemia o CAD (Cetoacidosis Diabética).
  • Diseñar, iniciar y evaluar programas para el tratamiento de la Diabetes.
  • Pacientes que cambian de múltiples inyecciones a bomba de infusión.
  • Evaluar el efecto de la dieta y el ejercicio versus fármacos.
  • Ver cómo actúan los fármacos orales versus la iniciación con insulina.
  • Nuevos pacientes diagnosticados (debuts).
  • Pacientes con Diabetes inestable.

Además, el IPro™2 es un monitoreo ciego que presta gran utilidad para diagnosticar las Hipoglucemias inadvertidas y las variaciones glicémicas en pacientes con Diabetes Tipo 1 y 2, junto con detectar Hiperglucemias postprandiales (muestras tomadas aproximadamente dos horas después de haber comido) previamente inadvertidas y prolongadas hipoglucemias asintomáticas en niños.

Características del IPro™2:

  • Es un dispositivo cómodo de llevar, discreto e impermeable.
  • La inserción del sensor y su conexión al monitor es rápida y sencilla.
  • No tiene alarmas que controlar.
  • Requiere de una mínima instrucción del manejo ya que no tiene un monitor.
  • Sólo se requieren cuatro punciones capilares al día, un registro diario de la alimentación, ejercicio y medicación (insulina, hipoglicemiantes orales), entre otros.


    derivación
Coordinadora Programa Educativo de Diabetes
Gladys González
+56 2 2913 1014

Exámenes

El paciente diabético debe controlarse por lo menos una vez al año, o según indicación médica, realizándose los siguientes exámenes:

  • Perfil bioquímico.
  • Perfil lipídico.
  • Creatininemia.
  • Hemoglobina glicosilada.
  • Microalbuminuria de orina aislada.
  • Examen de orina completa.
  • Uricemia.
  • TSH.
  • Hombre > 40 años, antígeno prostático.
  • Mujer > 40 años, ecotomografía abdominal.
  • ECG.
  • Fondo de ojo (dentro de la consulta oftalmológica).
  • Ecotomografía carotideo (optativo).

Tratamientos 

El tratamiento de esta enfermedad va a depender de cada caso en particular. Sin embargo, la base fundamental es siempre la educación.

En Clínica Santa María, el manejo del paciente diabético se lleva a cabo con el apoyo de medicamentos orales y/o insulina, de acuerdo a cada caso individual. Además, se cuenta con el apoyo de un equipo multidisciplinario conformado por diabetólogos, psicólogos, nutricionistas y una enfermera capacitada en el tema, quienes guiarán al paciente a través de pautas de trabajo, dietas específicas y educación, según sean las necesidades de cada uno.

Infórmate aquí sobre los cuidados que recomienda Diabetología

Programa Educativo Diabetesprograma-educativo-objetivos

Objetivos

El objetivo del Programa Educativo para el Paciente Diabético (PED) es entregar los conocimientos básicos necesarios sobre esta enfermedad, permitiendo lograr un autocuidado y prevenir las complicaciones agudas y crónicas, todo esto a través de un equipo multidisciplinario compuesto por diabetólogos, endocrinólogos, nutriólogos, nutricionistas, psicólogos y una enfermera especialista en educación al paciente con diabetes mellitus (dm) tipo 1 y 2 que se atienda en Clínica Santa María.

Para lograr dicho objetivo, el Programa busca:

  • Educar al paciente y su familia en sesiones individuales y/o grupales. 
  • Motivar al paciente a tomar conciencia sobre su enfermedad para hacerse responsable de las decisiones en su tratamiento. 
  • Adaptar el Programa Educativo a las circunstancias personales, sociales, culturales y económicas de cada paciente. 
  • Entregar educación y apoyo continuo durante toda la vida, desde su diagnóstico.

Metodología

Se busca lograr los objetivos planteados a través de la educación al paciente diabético. Esto se realiza mediante charlas individuales y grupales que contemplan los diferentes aspectos de la enfermedad.

Charlas educativas individuales

Estas charlas se realizarán en diferentes momentos del desarrollo de la enfermedad:

  • Al momento del diagnóstico de DM.
  • Una semana después del diagnóstico de DM.
  • Al comenzar un tratamiento con insulina.
  • En periodos de descompensación o estrés de la enfermedad.
  • Cada tres meses.

Se divide en cinco módulos:

Educación general

  • ¿Qué es la diabetes? 
  • Métodos de diagnóstico de DM.
  • Alternativas de tratamiento.
  • Prevención, detección y tratamiento de complicaciones agudas.
  • Prevención, detección y tratamiento de complicaciones crónicas o a largo plazo.

Automonitoreo

  • Entrega de rangos de glicemia normales al paciente para su autocuidado. 
  • Entrega de valores de glicemia que le permita al paciente llevar a cabo conductas de tratamiento adecuadas y tendientes a estimular su autocuidado.
  • Entrega de glucómetros al paciente en casos indicados por el médico tratante y adiestramiento en su uso.

Alimentación

  • Entregar aspectos básicos que debe contemplar la dieta de un paciente con diabetes que le permitan mantener niveles óptimos de glicemia.
  • Estipular horarios de comidas.
  • Enseñar el conteo de carbohidratos.
  • Enseñar a reconocer el etiquetado de productos envasados.
  • Estimular la consulta periódica con la nutricionista.

Ejercicio

  • Explicar la importancia de la actividad física como parte del tratamiento.
  • Explicar la importancia de realizar ejercicio de manera segura. 

Medicación

  • Dar a conocer los tipos de medicamentos involucrados en el tratamiento de la diabetes, como HGO e Insulina.
  • Explicar la importancia de su uso y su correcta administración, para un manejo adecuado de la enfermedad.

Charlas educativas grupales

Los pacientes que hayan comenzado el PED serán invitados a diversas charlas, con el objetivo de reforzar y motivar la adherencia al tratamiento. Además de entregar información valiosa para el conocimiento de la Diabetes, se compartirán experiencias de vida de otros pacientes.

Las charlas son dictadas por los diferentes integrantes del equipo multidisciplinario que trabaja en la Unidad de Diabetes. Se realizan varios ciclos al año y cada uno consta de siete sesiones:

  • Generalidades sobre diabetes - diabetólogo.
  • Alimentación para el paciente diabético - nutricionista. 
  • Ejercicio y prevención de enfermedades cardiovasculares - profesor de Educación Física. 
  • Complicaciones de la diabetes - diabetólogo. 
  • Tratamiento de la diabetes - diabetólogo.
  • Aspectos psicológicos del paciente diabético - equipo de Salud Mental .
  • Técnicas de autocontrol - enfermera.
Las charlas grupales son gratuitas para todos los pacientes con diabetes que se atienden en Clínica Santa María. Contacto: diabetes@clinicasantamaria.cl/ Teléfono: +56 2 2913 1014. 
 

Programa de Control Anual de Pacientes con Diabetes de Provincia

Un paciente diabético debería controlarse cada tres meses, o al menos una vez al año. Sin embargo, hay personas que no pueden realizarse los exámenes de forma periódica debido a la lejanía de sus hogares o porque en los recintos de salud cercanos, especialmente en regiones, no cuentan con un servicio que permita realizarse los exámenes en un mismo día.

Dada esta necesidad, Clínica Santa María ofrece a los pacientes diabéticos el Programa de Control Anual, en que se integran y coordinan para un mismo día la realización de todos los exámenes de laboratorio y consultas necesarias para controlar la enfermedad.

Los exámenes que se realizan son:

  • Perfil bioquímico.
  • Perfil lipídico.
  • Creatininemia.
  • Hemoglobina glicosilada.
  • Microalbuminuria de orina aislada.
  • Ex de orina completa.
  • Uricemia.
  • TSH.
  • Hombre > 40 años, antígeno prostático.
  • Mujer > 40 años, eco abdominal.
  • ECG.
  • Fondo de ojo (dentro de la consulta oftalmológica).
  • Eco carotideo (optativo).

Varios de estos exámenes revisan la función renal del paciente para pesquisar en forma temprana el daño renal de la Diabetes.

Además, se le agenda al paciente consultas con distintos profesionales encargados del control de su enfermedad como: Enfermera del Programa de Educación para el Paciente Diabético (PED), nutricionista, oftalmólogo y, con el resultado de los exámenes realizados en el día, se coordina una hora con el diabetólogo de cabecera.

Para participar de este Programa, el paciente debe comunicarse al +56 2 2913 3570 o enviar un e-mail a: chequeos@clinicasantamaria.clprevención@clinicasantamaria.cl. Personal encargado coordinará las actividades que contempla el Programa de Control Anual de Pacientes de Provincia con Diabetes, las cuales incluyen:

  • Indicaciones para la realización de los exámenes.
  • Horarios de agendamiento.
  • Asistencia permanente al paciente sobre las diferentes prestaciones.
  • En caso de requerir nuevos exámenes producto de la evaluación, se realizarán previa consulta al paciente y la enfermera a cargo del Programa Educativo Diabetes.
  • Los exámenes realizados son recopilados por el personal de Medicina Preventiva y el Diabetólogo los tendrá en su escritorio al momento de su consulta.
  • Los resultados del Antígeno Prostático y TSH serán enviados por mail o correo tradicional al paciente, con indicaciones específicas en caso de encontrarse alterados.
Ubicación

Clínica Santa María:
Av. Bellavista 0415, piso -1, Providencia. 

Centro Médico La Dehesa:
Av. La Dehesa 1445, 3° piso, Lo Barnechea.

Teléfono
+56 2 2913 0000
Correo
diabetes@clinicasantamaria.cl