Invierno y enfermedades respiratorias

Bajan las temperaturas, aumentan las infecciones

 

Con el frío se incrementan en un 50% las consultas médicas por enfermedades respiratorias. Esto se debe a que, en esta época del año, se dan condiciones ambientales que las propician, como el encierro, falta de ventilación ambiental y uso de sistemas de calefacción, que ayudan a la propagación de virus y bacterias.

ENFERMEDADES RESPIRATORIASSincicial, influenza y adenovirus, son los principales virus a los que niños, adultos y ancianos se exponen durante el invierno, los que a su vez pueden provocar enfermedades respiratorias que van desde resfríos, faringitis y bronquitis, hasta síndrome bronquial obstructivo y neumonía.

Las vías de contagio más frecuentes son las secreciones bucales y nasales, por lo que tomar distancia con personas que tengan síntomas respiratorios, además de realizar una adecuada higiene de manos, son algunas de las medidas para evitar contraer infecciones de este tipo. Otros consejos para esta época son ventilar la casa al menos una vez al día y no sobre-abrigar a los niños para que no transpiren en exceso, optar por un método de calefacción libre de contaminación, evitar cambios bruscos de temperatura y no exponerse a aglomeraciones en lugares cerrados, sobre todo menores de edad, ancianos y personas con enfermedades crónicas.

Para identificar los cuadros de enfermedades respiratorias hay que estar atento a la presencia de tos, obstrucción nasal o dolor de garganta. Ante estos síntomas es necesario hacer reposo, tomar abundante agua y utilizar medicamentos de venta libre, como analgésicos o jarabes antitusivos y expectorantes. En casos más severos, en los que hay fiebre (temperatura superior 37.5° C) y compromiso del estado general, es necesaria la evaluación de un especialista.


Con la colaboración de: Dr. Alfredo Jalilie, médico jefe Unidad de Enfermedades Respiratorias y Broncoscopía de Clínica Santa María.