Sillas de Seguridad

Protege a tus hijos

 

Durante las celebraciones aumenta el flujo vehicular en las carreteras y, con ello, el número de accidentes de tránsito. El uso de sillas reduce en un 70% el riesgo de muerte en menores de un año. Utilízalas en forma correcta.

sillas de seguridad
En Chile, la Ley de Tránsito obliga a los automovilistas a transportar a los menores de 4 años en el asiento trasero del auto, usando elementos de retención adecuados según su peso y edad. Estudios de la Organización Mundial de la Salud demuestran que las sillas correctamente instaladas reducen en un 69% la posibilidad de hospitalización en niños de 0 a 4 años, en un 70% el riesgo de muerte en menores de un año y en un 50% en niños de 1 a 4 años.


Recomendaciones para el uso de sillas de seguridad:

- No utilices una silla que haya participado en una colisión, ya que podría estar dañada estructuralmente.

- Evita que las correas del arnés queden torcidas. No las coloques detrás de la espalda ni debajo del brazo del niño.

- El menor debe quedar bien apretado a la silla. El espacio entre la correa y el pecho no debe ser superior a un dedo.

- La silla de seguridad debe estar en el asiento trasero ubicado detrás del copiloto. Esto permite monitorear con mayor facilidad al menor. No lo dejes sin observación.

- Hasta que pese al menos nueve kilos o cumpla un año, el niño debe quedar mirando hacia la parte trasera para reducir el riesgo de lesión de columna cervical.

- No transportes objetos contundentes sueltos al interior del vehículo. En caso de accidente, se transforman en “proyectiles”.

- Entre los 4 y los 8 años, deben viajar con alzador o sentados en la parte trasera con cinturón de seguridad. La transición debe realizarse cuando el niño pueda pisar el suelo con la planta de sus pies, su espalda se apoye completamente en el respaldo del asiento y el cinturón se sitúe sobre la clavícula. Esto depende de la talla y el peso, pero habitualmente es cuando miden 1,5 metros de altura.