Taco alto y carteras

Conoce los riesgos de usarlos de forma excesiva

 

Dolores de espalda, rodillas, caderas y tobillos son algunas de las consecuencias de usar zapatos demasiado altos o carteras con sobrepeso. Infórmate sobre los problemas a largo plazo que pueden producir estos accesorios y la forma de evitarlos con simples consejos.

taco alto y cartera Tacos altos: Dolor de columna y torceduras

Uno de los principales problemas que produce su uso prolongado es la hiperlordosis, un aumento exagerado de la curvatura lumbar (parte baja de la espalda). “Esta patología es causada por la compensación que debe hacer el cuerpo para mantener el equilibrio al usar tacos”, explica el Dr. Marcos Ganga, traumatólogo de Clínica Santa María.

A largo plazo, la hiperlordosis genera molestias crónicas debido al desbalance muscular y degeneración precoz de las articulaciones de la columna, que deben trabajar permanentemente en una mala posición.

Para evitar este problema, es recomendable escoger zapatos con tacos que no superen los 4 cm de altura para el día a día y dejar los más altos sólo para ocasiones especiales. “También es recomendable utilizar zapatos planos o zapatillas para los traslados que implican una larga caminata y llevar los tacos en un bolsito”, agrega el traumatólogo.

Asimismo, es común que las mujeres que usan zapatos muy altos sufran torceduras, las que pueden resultar en esguinces. Por lo mismo, se recomienda evitar los tacos “aguja” o utilizarlos sólo en la oficina.

Cartera con mucho peso: Dolor y molestias al caminar

El excesivo peso en las carteras provoca dolores de espalda, hombros y músculos del cuello, además desordena la postura y genera malestares en la cabeza. “Al no tomar las medidas necesarias, estas molestias pueden terminar siendo definitivas, impidiendo a la mujer realizar ciertas actividades como caminar y practicar deporte”, aclara el Dr. Ganga.

Para evitar estas dolencias es necesario organizar y priorizar las cosas dentro de la cartera, alternar el uso de ésta entre los hombros y que idealmente no exceda el 5% del peso de la persona. “Es importante utilizar un bolso que quede cerca del cuerpo, para así equilibrar los kilos y distribuirlos homogéneamente hacia el suelo”, finaliza el especialista.

Con la colaboración de: Dr. Marcos Ganga, Traumatólogo de Clínica Santa María.